VI Encuentro Nacional de sacerdotes

Ratio:  / 0
MaloBueno 

mauro aguirreEn la solemne misa de clausura del VI Encuentro Nacional de Sacerdotes realizado en Puyo, Monseñor Fausto Trávez, arzobispo de Quito y Presidente de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, acompañado de varios obispos y sacerdotes, después de su fraterna homilía de estímulo y valoración a la sublime vocación sacerdotal, siguiendo a Jesucristo salvador, nos recordó las recientes palabras del Papa Francisco dirigidas al clero, religiosos y seminaristas en el Quinche: “María es ejemplo de discípula para nosotros que, como ella, hemos recibido una vocación, no hemos venido a ser servidos, sino a servir y lo hacemos en el pleno desprendimiento”.

Siempre debemos recordar nuestra memoria y perseverar en la oración y misión. Al participar en este significativo encuentro sacerdotal con más de 250 asistentes entre obispos y sacerdotes, recibimos el mensaje del facilitador, Monseñor Marcos Cortez, obispo de Tacna-Perú, actual presidente de la Comisión Episcopal de Vocaciones y Ministerios.
Sus exposiciones fueron muy concretas, dinámicas y de una claridad con los temas: pastores que se saben hermanos, fraternidad sacerdotal, pastores que son misioneros y pastores que aman a las damas. Con el estudio en grupos y en un clima de oración, reflexión y compromiso se llegó a importantes conclusiones para vivir el ministerio sacerdotal en el mundo actual. Acompañados de valiosos testimonios de sacerdotes de distintas diócesis, nos motivamos a trabajar con caridad pastoral en las distintas funciones eclesiales de nuestro país.
Monseñor Eduardo Castillo Pino, obispo Auxiliar de Portoviejo y Presidente de la comisión de Ministerios y vida Consagrada en el Ecuador, agradeció a los sacerdotes asistentes, a los señores obispos, facilitador y al Obispo Monseñor Rafael Cobo del Puyo y la fraterna acogida dada por las familias y autoridades. Realmente para los participantes de la diócesis de Ibarra fue de gran alegría también que Monseñor Valter Maggi nos acompañe con su presencia.

Padre Mauro Aguirre
ESPECIAL PARA “EL NORTE”