El origen de la conflictividad (I)

00:20 99 hits

El origen de la conflictividad (I)

Ratio:  / 0
MaloBueno 

myriam valdiviesoDiversos sectores sociales, nacionalidades indígenas, académicos, religiosos, trabajadores, profesionales, intelectuales, artesanos, comerciantes, mujeres, hacen un llamado al gobierno ecuatoriano para que retire de la Asamblea Nacional el proyecto de enmiendas constitucionales, que resultan ser algunas, reformas a la Constitución, y ameritan ser avaladas en Consulta Popular.

Las demandas contra el régimen son muy claras, el pueblo no quiere que se le imponga vía mayoría parlamentaria un paquete de contenidos jurídicos que transformen la dinámica del estado al cambiar el sentido de la ley.
Por la serie de manifestaciones que se registran en todo el país, claramente se colige que los ecuatorianos en su mayoría no quieren que exista la reelección indefinida, tampoco que las Fuerzas Armadas pasen a tener un rol distinto al de custodios de la seguridad externa en la que han tenido lucimiento y respaldo nacional.
Tampoco están dispuestos a aceptar que la comunicación sea reducida a un servicio público, no quieren que se elimine las competencias de la Contraloría General para verificar el cumplimiento de objetivos y gestiones de las entidades del Estado.
No quieren impunidad, tampoco que se retire el aporte estatal del 40% a las pensiones jubilares, no quieren que se aplique con visión sistémica y reduccionista la educación pluricultural bilingüe como la concibe un grupo de tecnócratas, tampoco aceptan la visión elitista y excluyente que se impuso en el sistema de educación universitario público.
No quieren un tipo de gobierno vertical y disciplinario que se ampara en una supuesta modernización, en un nuevo orden social que se impone en función de modelos post modernistas y neoliberales combinados con populismo ardiente... (CONTINÚA)

Myriam Valdivieso Cox
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.