Abandono

00:00 57 hits

Abandono

Ratio:  / 0
MaloBueno 

No sé si me he aislado de la información local, pero me da la impresión de que la ciudad de Otavalo está abandonada a su suerte. Debo estar equivocado al pensar que el señor Alcalde, las señoras concejalas y los señores concejales, han tomado sus merecidas vacaciones al mismo tiempo. Esto a raíz de que, después de más de un año en funciones de la actual administración, prácticamente las obras emblemáticas por terminar y otras prioritarias, se han paralizado y otras no han comenzado.
¿Cómo es posible por ejemplo, que la ampliación de la vía de circunvalación de Otavalo, quede en las condiciones que se encuentra? Realmente no hay respeto por sus habitantes. Es triste ver como los moradores que viven al otro lado de esta vía, tienen que arrastrarse muchas veces, arriesgando sus vidas, para poder cruzar al otro lado; ni qué decir de los niños. Esta vía actualmente, es un monumento al irrespeto y la ineptitud: sin pasos peatonales, sin señalética, cruces vehiculares y peatonales insuficientes, sifones sobre el nivel de la calzada, montículos en medio de la autopista, anchura irregular de las vías laterales, expropiaciones pendientes, vehículos que arremeten en contra vía, accidentes; son algunos de los ítems que conforman el caos. Entiendo que el gobierno central está a cargo de esta obra, pero también se debe entender que el dueño de casa, es también corresponsable del desenlace de este tipo de obras.
Por otro lado, la ciudadanía del norte del país se debe enterar, que el mega proyecto del nuevo mercado de Otavalo, que se encuentra ya en su fase final, prácticamente se encuentra en el “olvido” de las actuales autoridades del cantón. Recordemos nuevamente que son alrededor de 20 millones de dólares que serán invertidos en su totalidad; dinero y obra que se encuentra abandonada por el momento, en un rincón donde antes funcionaba el Estadio Municipal de Otavalo. Otros temas como el de la Plaza de los Ponchos o el de la terminal terrestre, seguramente seguirán dilatándose mientras los años pasan. Incluso problemas no tan complicados como la proliferación de perros callejeros, no han podido ser remediados; si son escépticos, atrévanse a cruzar el parque central a altas horas de la noche.