Una guerra que no acaba

00:00 54 hits

Una guerra que no acaba

Ratio:  / 0
MaloBueno 

A nivel mundial siempre se tiene la esperanza de que la guerra contra el uso de las drogas va a dar un resultado positivo y que, de alguna manera, se elimine su consumo en beneficio de la humanidad. Pero en realidad, en vez de terminar, cada día el uso de las drogas sigue en aumento y cada vez más frecuentemente podemos informarnos sobre más y más casos de personas aprehendidas por ser productores, distribuidores o consumidores de drogas.
Y lo mismo el lavado de dinero, mediante el cual los narcotraficantes pretenden limpiar su dinero sucio que lo obtienen de sus negocios ilícitos en el uso de actividades licítas. Lamentablemente el dinero que involucra a cualquier actividad relacionada con el tráfico de drogas parece que es el factor dominante y el gancho para enrolarse en éste, que es el peor flagelo de la humanidad. Esta actividad ilícita se constituye en foco de atracción para que muchas personas en todo el mundo se encuentren mezcladas en cualquiera de las etapas de este tráfico maldito.
Se ha pensado mucho en el hecho de legalizar el uso de las drogas, para que su valor adquisitivo pierda valor, y no sea más atractivo. ¿Qué pasaría en el mundo si tal legalización tuviera efecto?
Es difícil predecir, pero es una obligación y deber de los padres de familia, profesores, autoridades educativas del gobierno, ir formando a los estudiantes profundamente para que el niño ya sepa lo que significa el uso de las drogas, el mal que hace en su organismo y su vida y de quienes lo rodean. Cuando llegue el momento que alguien le ofrece droga o tenga el deseo de usarla, se acuerde el daño mortífero que su uso significa, y tenga la suficiente fuerza de carácter para rechazarla.
Realmente el único camino viable para acabar con las drogas es la educación, como un escudo para no dejarse arrastrar hacia la desgracia que significa su uso.