Por un mejor Ecuador

00:00 52 hits

Por un mejor Ecuador

Ratio:  / 1
MaloBueno 

En pleno siglo XXI parece increíble que a pesar de los vertiginosos avances de la ciencia y conocimiento, tecnologías de información y comunicación, estrategias de mediación y negociación, los ecuatorianos todavía no podamos establecer mecanismos idóneos para resolver no solo los problemas, inconvenientes o desacuerdos en forma culta y civilizada, sino también cumplir con nuestras obligaciones, exigir nuestros derechos en el marco del respeto y camaradería para todos juntos trabajar por el progreso y adelanto de nuestra Patria. Debemos desprendernos de nuestras banderas de lucha, ideologías materialistas, partidos políticos e intereses personales para flamear la “bandera tricolor,” priorizar la “calidad humana,” unirnos al partido “por un mejor Ecuador,” y buscar el “bien común.” Quienes tenemos la convicción de que desde nuestros diferentes campos de acción podemos hacer algo más por cambiar lo malo por lo bueno, lo bueno por lo muy bueno y lo muy bueno por lo excelente, debemos confiar en nuestras propias posibilidades aún cuando otros minimicen nuestras capacidades. Debemos luchar para hacer realidad nuestros sueños aún cuando otros nos los conviertan en pesadillas. Debemos construir carreteras que acorten las distancias para acercarnos más aún cuando otros nos las destruyan para alejarnos. Debemos sembrar la buena semilla en tierra fértil aún cuando otros nos la pisoteen para que no la podamos cosechar. Debemos estudiar y prepararnos para ser mejores y más grandes cada día aún cuando otros obstaculicen y dificulten nuestro camino. Debemos gestionar nuestras obras y proyectos con ética y responsabilidad aún cuando otros promuevan la corrupción y deshonestidad. Debemos decir siempre la verdad aún cuando otros solo hablen mentiras. Debemos buscar el diálogo y el consenso aún cuando otros promuevan la desunión y oposición. Pueblo ecuatoriano no dejemos que sean las pasiones y rencores, los intereses y ambiciones, compromisos y temores los que nos detengan para seguir en la construcción del país que todos queremos, anhelamos, soñamos y nos merecemos vivir.  ¡Ecuador es nuestro país!