El diálogo por la justicia y la equidad

Ratio:  / 1
MaloBueno 

Resulta curioso que, después de ocho años de gobierno, al régimen le haya entrado un deseo incontenible de convocar al país a dialogar, para debatir “sobre la clase de país que deseamos”. ¿No debió hacerse esto hace ocho años? Habría sido lo lógico, para tener una visión concreta de hacia dónde dirigir las políticas públicas. Debió ser el punto de partida, para elaborar un plan de desarrollo, sobre la base de un diagnóstico objetivo y certero. No fue así, lamentablemente. Son dos meses ya, desde que el presidente Rafael Correa, invitara al tan mentado diálogo. ¿Qué ha pasado en este tiempo? La verdad, no ha pasado mayor cosa. Y al final, no pasará mayor cosa. El haber puesto condicionamientos para dialogar con algunos sectores, ha hecho que, simplemente, muchos dirigentes hayan rechazado dialogar. Es más, algunos sectores organizados, empezaron a desarrollar acciones de protesta desde el pasado 2 de agosto, y que culminaron con la realización del paro del jueves anterior. Durante las últimas semanas, los ecuatorianos hemos asistido a un bombardeo de publicidad gubernamental que pretende convencernos de que vivimos en el paraíso terrenal. Según dicha publicidad, parecería que en el Ecuador, recién desde hace ocho años, se empezaron a construir carreteras, hospitales, colegios y escuelas; parecería que, recién desde hace ocho años, los pobres pueden ingresar a las universidades… ¿Será que ‘todo’ está bien en el Ecuador? No, no está ‘todo’ bien. Una buena dosis de autocrítica, le vendría bien al gobierno actual. Otra cosa, se insiste y con vanidad incluida, que el gobierno goza de una amplísima popularidad; que puede ganarle 3 a 1 a cualquiera que ose desafiarle. Entonces, ¿por qué no hacen una consulta popular y le preguntan a la gente, si está o no de acuerdo con las cocinas de inducción; si los estudiantes están o no de acuerdo con el sistema de ingreso a la universidad; si los padres de familia están o no de acuerdo con que sus hijos tengan como profesores a personas sin formación docente, o que un profesor de X materia les dé clases de otras asignaturas?...