Ayudemos a Leticia a cumplir su sueño

Ratio:  / 0
MaloBueno 

zulema obandoDentro de mi investigación tanto en redes sociales, como impresos y otros medios como la memoria oral, para estos espacios,  busco notas de interés social, cultural, hechos y acontecimientos positivos, que motiven y hagan reflexionar a la audiencias, porque ya bastante tenemos, con artículos muchas veces sacados de contexto, que se vuelven sensacionalistas y van perdiendo credibilidad en los estratos críticos.

En este contexto, llamó mi atención una noticia publicada en este mismo medio, bajo el titulo de “No se detiene ante las adversidades” y trata el caso de una joven indígena, -muy bella por cierto-, quien a los 16 años, por su preparación académica  obtuvo 911 puntos en el examen ENES, lo que le permitió entrar a la Escuela Politécnica del Litoral, a estudiar ingeniería química, así que indagué más acerca de este caso, que merece atención y asistencia de alguna entidad, organismo o personaje que pueda ayudarle. Leticia Lisseth Tituaña Picuasi, nació hace 18 años en la comunidad de San José de El Cerotal, parroquia San Roque (Antonio Ante); su padre Luis Tituaña, se dedica a trabajos de construcción, fontanería, instalaciones eléctricas y la agricultura, pero un resquebrajamiento en su salud, le impide cumplir a cabalidad con estas tareas, por lo que la situación económica ha empeorado, a lo que se suma la manutención de cinco hermanos; su esposa Rosa Elena cubre algunos gastos con oficios de lavado de ropa, limpieza de casas y jornalera. Cuando Leticia inició sus estudios, la situación se les complicó aún más, se quedaron sin trabajo y para solventar sus primeros gastos, vendieron unas máquinas de tejer  que tenían antes de la dolarización. Así empezó el calvario de la estudiante, sin tener un lugar estable donde vivir llegó a Guayaquil, desde una comunidad chiquita en donde todos se saludan y conocen, a una urbe de más de dos millones de habitantes, ha pernoctado en varios hogares de gente y compañer@s. Este artículo está dedicado a quienes practican la generosidad y la nobleza de espíritu, haciendo realidad el sueño de esta joven, que pese a todas las adversidades ansia culminar su carrera y realizar una maestría en el extranjero. ¡Ayúdela!, ¿Qué dice, se anima?.

Zulema Obando
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.