Al puro estilo del monopolio

00:12 238 hits

Al puro estilo del monopolio

Ratio:  / 1
MaloBueno 

myriam valdiviesoPropiedades que se compran, se venden, se hipotecan, así es como en el juego del Monopolio se establece una lógica de mercado similar al de la vida real.

Quienes juegan se adiestran para ser emprendedores del capital, aprenden a hacer negocios, a sacarle provecho al dinero; uno gana y los demás se quedan en banca rota, empeñando todo cuanto han logrado hacer en su lúdica vida monopólica. Algo similar sucede en la lucha inter burguesa de la sociedad ecuatoriana, se les quita a unos para dar a otros igual de burgueses, arribistas, nuevos ricos; esto es lo que se pretende que suceda en el país, cuando con bombos y platillos y en evocación a discursos socialistas se afirma querer una redistribución del capital, no es que ese capital monopólico vaya a ir a los pobres, sino que sea alcanzado por los nuevos ricos. Con la pretendida ley que crea impuestos sobre las herencias se quiere destruir patrimonios y obligar a vender empresas, con la clara finalidad de que esos capitales pasen a manos de nuevos grupos económicos.

La realidad de esta pretensión ya es percibida por la ciudadanía, al punto que se han iniciado en el país, manifestaciones de descontento frente a este nuevo alcance de la llamada revolución ciudadana; de a poco la gente entiende que esta no es una medida “socialista” o redistributiva sino una acción que obliga al traspaso de los capitales de unos grupos a otros. En medio de este juego monopólico se encuentra en calidad de sánduche el ciudadano de a pie, el de clase media que pagará los platos rotos de esta movida aliancista, pues dicho ciudadano es poseedor de una pequeña o mediana propiedad que antes tenía un avalúo real y hoy enfrenta un sobre avalúo debido a la burbuja inmobiliaria que se ha apoderado de nuestro país. En realidad hoy no hay propiedades de treinta y cinco mil dólares, exentas del impuesto, pues la que antes tenía ese valor hoy cuesta el doble. No contaban con que al ecuatoriano ya no se le vende cuentos, mucho menos cuando vemos el fracaso de modelos muy cercanos al régimen que lanzan al mundo a sus ciudadanos en un afán por alcanzar el bienestar que sus economías no les proveen.

Myriam Valdivieso Cox
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.