Tsunami mediático

00:00 360 hits

Tsunami mediático

Ratio:  / 2
MaloBueno 

juan rualesDespués del contundente informe de Correa sobre los logros y proyecciones de su gestión, la derecha multicolor está más preocupada que antes del “peligro” de la potencial postulación de Correa a la reelección.


Quiere confundir a los incautos volviendo símiles los términos “postulación” y “reelección”, como si fueran lo mismo. Echan al traste el concepto universal de toda democracia de que cualquier ciudadano puede ser postulado, pero que quien finalmente decide es el pueblo mediante elecciones libres. No es libre una elección en la que se impide a cualquier persona postularse para que el pueblo lo escoja o lo rechace. Eso se hacía en el modelo democrático del que estamos felizmente saliendo. Las clases dominantes nos imponían sus candidatos a la carta, haciéndonos creer que el pueblo realmente elegía, pero la elección ya estaba hecha en los clubes oligárquicos.
Lo único que le ponían a elegir al pueblo era al payaso que debía interpretar el libreto escrito a conveniencia del poder oligárquico e imperialista. De la misma derecha salían los “chimbadores” para que la farsa sea completa; pero esa era otra artimaña para negociar prebendas y crear la ilusión de que hay absoluta libertad en las postulaciones y que el pueblo era quien en última instancia escogía quien deba gobernarles. Cuando el pueblo no se tragaba tremendo cuento, la oligarquía y el imperio tenían otras cartas debajo de la manga paras impedir que sus intereses fracasen; el fraude electoral como las recientes elecciones de México y si eso tampoco daba resultado; ¡los golpes de estado duros y suaves! con magnicidio incluido, como en recientes episodios de la historia de Latinoamérica y el mundo.
La derecha tiene pánico y va a desatar una guerra de tónica muy diversa, desde el rumor hasta la calumnia, desde el terror social hasta el sabotaje económico. No olvidar las recientes guerras contra los países árabes no alineados como el de Libia e Irak. Así que, como diría Noam Chomsky, a prepararse para dos años de un tsunami mediático sin precedentes.