Populismo migratorio y otros cuentos (II)

Ratio:  / 0
MaloBueno 

myriam valdivieso(CONTINUACIÓN...) Llama la atención que centenares de hombres y mujeres con diversos acentos deambulen por las calles capitalinas, nos preguntamos, tendrán trabajo?

A qué se dedican estas personas?
Como vecinos de un país en guerra absorbimos el drama humano del desplazamiento colombiano, lo hicimos con solidaridad, con un costo económico muy alto para el país; pero ese principio humanitario no puede vulnerar a nuestra gente, ya que allí se impone nuestro derecho, porque lo que se está debilitando es la paz social y seguridad de la nación, al permitir el ingreso sin visa, es decir sin el filtro a malos elementos que vienen a estructurar mafias de tráfico de personas y narcotráfico. Hay una realidad oculta e inhumana entre tanta maleta y tanto “turista” que ingresa, la de mujeres cubanas, colombianas, haitianas, etc. que son traficadas, obligadas a prostituirse bajo la mirada de los cancerberos que les esclavizan.
Basta con caminar en la ciudad de Quito por la llamada “Zona” para identificar los dialectos caribeños, africanos, pakistaníes, africanos, para sentir un aire de extorsión y mala energía, propio de los antros de los que se han apoderado y en donde trabajan los aguerridos, “sacando borrachos” de los sitios de “diversión”.
Inseguridad, violencia, tráfico humano, ese es el resultado de una política migratoria populista.
Mientras tanto se ufanan de aprobar una Ley Orgánica de Justicia Laboral y Reconocimiento del Trabajo en el Hogar, igual de populista, en la que con bombos y platillos se anuncia una pingue jubilación de 70 o 160 dólares para la “más trabajadora del hogar” y la que más aporte, con derecho a atención médica en el hospital público.
Lo que realmente oculta esta fanfarria es el mayor atraco de la historia, a una institución que no es estatal, el IESS. Hay que tener cinismo para borrar una deuda de 1700 millones de dólares.

Myriam Valdivieso Cox
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.