La chagritud universal de Gilberto Almeida

Ratio:  / 0
MaloBueno 

juan rualesSolo en lo que va de este año, yo le hice la presentación de dos exposiciones y estuve en un reciente de los tantos homenajes merecidos que Gilberto recibió a lo largo de su vida insobornable, brillante y crítica.

Lo conocí a comienzos de la década de los setenta en el estudio de Hugo Cifuentes junto a Guillermo Muriel y Carlos Vicente Andrade, los cuatro formaron parte de ese beligerante grupo de artistas que se opusieron a la mercantilización bizarra que imperaba en el arte oficial y al carácter en ese entonces aún más elitista de la Casa de la Cultura Ecuatoriana de Quito. Desde entonces hasta hace un mes, nos unió un entrañable lazo de amistad que se extendió a su esposas y sus hijos e hijas con quienes guardo una familiaridad espiritual que agrega tristeza a la de haber perdido solo a un amigo. Lo visitaba con relativa frecuencia en su casa-templo de San Antonio y, hasta cuando pudo disfrutarlas, nunca faltó una copa de buen vino y una insustituible taza de café para departir durante horas sobre política, cultura, abolengos artísticos, historia y poesía. Gilberto era, no solo un gran pintor, sino un intelectual de palabra embrujada de la que era harto difícil desprenderse.
Deja una obra inmortal y además de su pintura, un camino de investigación y perseverancia estética que le llevó a descubrir e inventar técnicas y tendencias propias que son iconos de la plástica nacional. No es que Gilberto recién ahora pasó a la inmortalidad, no, él ya era su habitante desde hace años, cuando venció a la mediocridad a través de una obra identitaria de nivel internacional. Nos queda, a quienes aún seguimos vivos, honrar su memoria difundiendo la trascendencia de su legado cultural para que las nuevas generaciones a las que a veces les falta referentes, encuentren en Gilberto Almeida el prototipo del artista que logró ser universal sin renunciar jamás a su chagritud y parroquialidad imbabureñas. Hasta pronto amigo.

Juan F. Ruales
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.