¡El Iess NO está en riesgo!

04:34 375 hits

¡El Iess NO está en riesgo!

Ratio:  / 1
MaloBueno 

jacinto salasAl menos tres ex ministros, dos de ellos de Economía y Finanzas, ex miembros del Consejo Directivo, dirigentes de los jubilados, dirigentes laborales, con documentos propios del Seguro Social, análisis y recomendaciones de la OIT, analistas económicos, señalaron oportunamente, en las últimas semanas, el grave riesgo para las finanzas del IESS, en caso de aprobar la supresión del aporte gubernamental del 40 por ciento para financiar las pensiones jubilares.
Ni los informes actuariales, ni las explicaciones sobre el supuesto superávit, o la liquidez, de la necesidad de contar con ellos, para invertirlos, aun cuando sea en la compra de papeles, para garantizar,  a futuro, las prestaciones, sirvió. Tampoco  las voces sensatas que pedían nuevos estudios actualizados antes de cualquier decisión.  Nada valió para convencer a esos asambleístas acostumbrados  a votar en bloque, como escuadras obcecadas que defienden la orden del líder.
Decían los griegos que cuando los dioses querían perder a alguien, lo cegaban. Esa parecería ser la suerte actual de algunos movimientos políticos que ensoberbecidos por su logros, pierden la capacidad de mirar. De ver mejor, de observar el presente y de visionar el futuro. La supuesta bonanza actual del IESS, cegó a los asambleístas que decidieron escribir su nombre como salvadores de la coyuntura, aun  cuando convertidos en zapadores de una institución vital para una población en extremo vulnerable: la tercera edad.
Posición sin  argumentos técnicos convincentes, de aquellos que justifican decisiones trascendentales. Sordos a las demandas de estudios actualizados, aceptaron razonamientos mediocres, propios para catequizar a la claque, como los de “un IESS obeso” y un gobierno obligado a entregarle el aporte del 40 por ciento. O aquel otro, más pobre aún, “el IESS es de todos…!”
Hoy, habrá que esperar medidas  que compensen el enorme desequilibrio en los fondos del Seguro. Una ya se conoce. Las pensiones no  crecerán del 4 al 16 por ciento. Solo se acomodarán al ritmo de la inflación. Otras más vendrán.  Ya lo veremos. Están en manos de esa generación de profesionales, embelecados con el título de casi “genios”, de las finanzas nacionales.