Otra feria de la alegría

03:53 420 hits

Otra feria de la alegría

Ratio:  / 2
MaloBueno 

myriam valdiviesoOtra tómbola del Ecuador en crisis acaba de denunciar el asambleísta Andrés Páez a diario El País, obviamente la noticia  dio  vuelta al mundo dada la  jerarquía del periódico español.

Resulta que con la generosidad de la revolución ciudadana se acaba de donar un millón de dólares a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, organismo en el que existe una Corte de Justicia que juzga  todas las denuncias que sobre vulneración  de derechos,  hacen los ciudadanos del mundo en contra de sus estados.
El actual gobierno por cierto  ha sido denunciado en reiteradas ocasiones  en la comisión de relatoría de libertad de expresión por casos como el de Diario El Universo, Bonil,  entre otros, así como  las persecuciones a periodistas, activistas sociales, defensores de derechos humanos  y veedores  que han denunciado corrupción del actual régimen.
“Resulta sospechoso por decir lo  menos que quien ha cuestionado con tanta rabia e ironía a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, súbitamente aparezca a hacer una donación  tan cuantiosa que quizás le permita imponer sus condiciones”, ha afirmado el asambleísta  al diario español, tras dejar en claro que lo que encubre es la candidatura a juez de la Corte,  de quien hoy es presidente de la Corte Constitucional del Ecuador, Patricio Pazmiño, personaje cuestionado por su allanamiento al gobierno y sus decisiones inconstitucionales sobre la Consulta Popular o el caso de las Enmiendas a la Carta Política, por ejemplo.
Al parecer a toda costa se quiere tener un juez a favor en prevención de lo que podría darse a futuro, cuando Rafael Correa ya no sea presidente. Otro hecho que llama  la atención es que  la Comisión Interamericana de Derechos Humanos donde reposan, no una, sino muchas denuncias en contra del gobierno, le  invite  a  la comisión  y le  otorgue  un “reconocimiento a la trayectoria por la defensa y promoción de derechos Humanos”.
Sorpresa e indignación provoca este nuevo lobby armado por el Correismo, al igual que lo hicieron con los Honoris Causa en las universidades europeas.