Martin Niemöller

05:44 253 hits

Martin Niemöller

Ratio:  / 0
MaloBueno 

alberto molinaMartin Niemöller (1892-1984), pastor alemán, ganó fama por su libro, Del submarino al púlpito, que narraba su vida y su transformación de comandante de un submarino durante la I Guerra Mundial  a pastor de una iglesia protestante.

La prensa nazi de ese tiempo elogió el libro y fue uno de los más vendidos durante los primeros años del nazismo. Niemöller fundó, la Iglesia Confesante, que se opuso a la nazificación de las iglesias alemanas. Por su oposición al control estatal nazi sobre las iglesias, Niemöller fue arrestado en  julio de 1937 y condenado en marzo de 1938 a siete meses de cárcel por un tribunal especial.
Cuando ya había cumplido la condena, al salir, fue apresado por la Gestapo y permaneció preso en los campos de concentración hasta 1945. “Preferíamos mantener silencio. Claramente no somos inocentes y me pregunto una y otra vez: ¿qué habría pasado si en el año 1933 o 1934, 14 000 pastores protestantes y todas las comunidades protestantes de Alemania hubieran defendido la verdad hasta la muerte? Si hubiéramos dicho: ‘No es correcto que Hermann Göring simplemente meta en campos de concentración a 100 mil comunistas para que mueran’. Puedo imaginar que tal vez 30 mil o 40 mil cristianos protestantes habrían muerto, pero también puedo imaginar que habríamos salvado a 30 o 40 millones de personas, porque eso es lo que el silencio nos costó”. Niemöller se incorporó hasta el final de sus días al movimiento pacifista, fue presidente del Consejo Mundial de Iglesias en 1961 y desempeñó un papel importante en la denuncia contra la guerra de Vietnam. Desde la década de 1980 es mejor conocido como el autor del poema “Cuando los nazis vinieron por los comunistas”. Este poema trata acerca de las consecuencias de no ofrecer resistencia a las tiranías en los primeros intentos de establecerse. Martín Niemöller, su autor, menciona que no se trataba originalmente de un poema, sino de un sermón en la Semana Santa de 1946: “¿Qué hubiera dicho Jesucristo?”. Este poema se le atribuye erróneamente, al dramaturgo y poeta alemán Bertolt Brecht y dice así:
Cuando los nazis vinieron a llevarse a los comunistas,
guardé silencio,
porque yo no era comunista,
Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata,
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista,
Cuando vinieron a llevarse a los judíos,
no protesté,
porque yo no era judío,
Cuando vinieron a buscarme,
no había nadie más que pudiera protestar.