La manzana de la discordia (II)

00:16 168 hits

La manzana de la discordia (II)

Ratio:  / 0
MaloBueno 

myriam valdiviesoSi hablamos que en el ámbito productivo deben existir muchos acuerdos y no aspectos que frenen las inversiones, hay que señalar que el impuesto del 5% a la salida de capitales es un limitante para que inversionistas extranjeros traigan sus capitales y los pongan a trabajar en el país.


La realidad del Ecuador es que no somos competitivos en cuanto a producción, pues seguimos siendo de economía primaria o proveedores de materia prima, no tenemos industria al nivel de nuestros vecinos, los empresarios ecuatorianos no quieren ampliar sus fronteras, invirtiendo más. Son una suma de circunstancias que provocan la limitación económica, frente a un hecho real, no somos los únicos que importamos, lo hacen todos los países del mundo, porque así se mueve la economía y se sostiene el mercado del capital. La balanza de pagos es algo que la gente común no entiende ni le interesa; el equilibrio entre importación y exportación el pueblo lo traduce en el diario vivir, en la capacidad de comprar más con menos dólares, en un acceso a bienes y productos a los que se acostumbró gracias a la dolarización, de lo contrario todos los días estarían consultando el precio del dólar para comprar o vender, para gastar o ahorrar y eso se convierte en una histeria económica que desestabiliza y no permite vivir en paz.
Frente a la crisis lo que se debió prever es el ahorro, sí ahorro nacional, como el caso de la economía familiar que en tiempos de vacas flacas permite gastar sin perder calidad de vida.
En el país la realidad fue otra, dispendio, mal gasto, exceso de burocracia, sueño ecuatoriano de sus autoridades que pensaron que el precio del petróleo iba a mantenerse en un nivel récord, sin meditar que al ser un precio político está fijado por la geopolítica mundial en la que nosotros no pintamos.
¿Y ahora quien paga los desaciertos y el fracaso económico del gobierno?... como siempre es el consumidor.

Myriam Valdivieso Cox
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.