Ojo con las semillas de chía

00:26 310 hits

Ojo con las semillas de chía

Ratio:  / 0
MaloBueno 

zulema obandoLas semillas de la chía, diminutas, crocantes al saborear y casi mágicas, vuelven a cautivar al mundo por sus propiedades beneficiosas para el organismo humano, luego de largos siglos de olvido, fueron cultivadas desde tiempos precolombinos por los aztecas, siendo nativa de México y Guatemala.


Navegando en el internet y de las recientes publicaciones en periódicos nacionales, se recomienda empezar a consumirlas, ya que existen un montón de buenas razones, para perder peso por ejemplo, porque reduce los antojos, debido a que absorbe 10 veces su peso en agua, formando un gel voluminoso produciendo una sensación de saciedad, especialmente cuando son combinadas con agua, leche, zumo o yogur. Actualmente fueron redescubiertas y descritas como un “superalimento”, por su elevada concentración de ácidos grasos omega 3 de origen vegetal, necesarios para una óptima dieta; antioxidantes, para la prevención de enfermedades degenerativas, así como minerales como el hierro, selenio, magnesio calcio y fósforo, incluyendo proteínas de alta calidad; no en vano nace la leyenda de los guerreros aztecas, quienes podían batallar un día entero, con solo una cucharada de chía en su cuerpo.
Conocida científicamente como “Salvia hispánica”, es un alimento funcional al que sin embargo, hay que tener ciertos reparos en su consumo. De acuerdo a los nutricionistas, los adultos no deben sobrepasar los 20 gramos o tres cucharadas de chía, mientras que los niños, mayores de dos años, no deben exceder los cinco gramos; se debe consumir con abundante líquido, ya que absorbe agua del organismo provocando deshidratación; si se utiliza más de la dosis recomendada puede producir estreñimiento; en los niños, el exceso bloquea la absorción de zinc, necesario para el crecimiento, o el calcio, fundamental para la salud de los huesos; las personas con diabetes, deben consultar con un médico, ya que este producto baja los niveles de azúcar en la sangre. En cualquier caso, es bueno recordar que aunque contribuyen en la dieta, solamente son un complemento nutricional, que debe ser balanceado con otras fuentes como vegetales, frutas y otros alimentos.

Zulema Obando
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.