Nubes negras

07:00 453 hits

Nubes negras

Ratio:  / 0
MaloBueno 

raul-amaguanaHace poco, con todos los inconvenientes que produce el caso, habían abandonado un perrito muerto, a un lado del puente antiguo que da al barrio El Batán de la ciudad de Otavalo.

Esta parte del río El Tejar que cruza la ciudad, es un punto, un monumento a la indiferencia y el abandono de parte de las autoridades de turno. A lo largo de estos veinte años que resido en Otavalo, he sido testigo de la proliferación de ratas en el sector, la inconciencia ciudadana que lo ven como un botadero de basura, accidentes de tránsito, la transformación multicolor y curiosa de la poca agua contaminada que circula por el río, la construcción de una gran cámara de desfogue de aguas servidas a unos cuantos metros de este puente patrimonial, olores nada agradables, la presencia habitual de malandrines, incluso la muerte de algunos “borrachitos”, de los tantos que deambulan por el sector.
Estamos hablando de un espacio muy concurrido por propios y extraños, en especial los días sábados. Un espacio que dentro de unos “pocos meses”, será de gran circulación turística y comercial, porque se ubica a escasos metros del nuevo y costoso mercado de la ciudad de Otavalo. A propósito, igual como sucedió en Quito, con el nuevo aeropuerto; aquí en Otavalo también, estimaron primero construir este moderno mercado, antes de prever los puentes de acceso desde la parte céntrica de la ciudad. Seguramente la “inteligencia” de políticos e ingenieros, tendrá una explicación razonable al respecto.
Existe la sensación de que las cosas por el sector se han empeorado últimamente: ha repuntado nuevamente la inconciencia y el descontrol con el basural dentro de esta quebrada, incluyendo animales muertos; para el colmo el sector ha sido tomado una vez más, por bandas de malandrines y alcohólicos que hacen de las suyas sin consideración alguna. Para rematar, entiendo que el nuevo “megamercado” quedó desfinanciado. Existe un fragmento de una canción que dice: “nubes negras sobre mí… corazón”. Como ciudadanos (as) esperemos que esto, no sea nuestro caso.