78 %

09:39 86 hits

78 %

Ratio:  / 0
MaloBueno 

myriam valdiviesoEste es el porcentaje que representa una posición nacional mayoritaria pro Consulta Popular, cifra que nunca debió imaginar el actual gobierno. Esta cifra significa que ni las sabatinas, ni los discursos, ni las maniobras, peor las imposiciones, funcionan frente a una decisión  colectiva  que quiere expresar su posición en las urnas.
Si  mediante consulta nos preguntaron temas triviales como las peleas de gallos o los toros, que en sí no cambian el espectro político ni cultural, cómo no vamos a pronunciarnos frente a un acto que pretende transformar  la lógica democrática del  país con la  reelección indefinida. Al parecer los mentores de esta propuesta no dimensionan la historia libertaria que ha tenido el Ecuador, el pensamiento independentista que llevamos en los genes, ni los levantamientos que condujeron a poner fin a regímenes que abusaron de la paciencia ciudadana y pretendieron manipularles para beneficio de pequeños grupos. Según la versión  expresada por la Asamblea Nacional en su proyecto, los cambios que pretenden hacer  a los artículos de la Constitución, serían sólo enmiendas  o correcciones que jurídicamente se las hace por error,  omisión o aclaración de algún término; pero según los juristas que han analizado el tema a fondo, tan sólo seis serían enmiendas como tales y podrían seguir el procedimiento parlamentario, pero las otras no porque son reformas constitucionales profundas que  apuntan a  transformar la estructura del estado y deben ser aprobadas mediante Consulta al pueblo ecuatoriano.
Uno de los aspectos que se quiere reformar es precisamente la restricción de la Consulta Popular (art. 104 de la Constitución), es decir quitarle al país la posibilidad de expresarse, otro muy grave el de la reelección, que quieren sea indefinida (art 104 y 114 de la Constitución), otro el rol de las FF.AA en la seguridad de la nación (art 158 de la Constitución), la comunicación que pase a ser un servicio público y no un derecho (art. 384 de la Constitución) para citar algunas de las reformas que el actual gobierno pretende hacer. Enmiendas y reformas tienen caminos distintos para su aprobación, pero hábilmente los juntaron para hacer pasar por debajo de la mesa lo que verdaderamente les interesa, esto es perennizarse en el poder.