Convivencia de sacerdotes y laicos cursillistas

Ratio:  / 0
MaloBueno 

mauro aguirreConvocados por el Secretario de Movimiento de Cursillos de Cristiandad participamos algunos sacerdotes diocesanos cursillistas y un buen número de laicos directivos de este importante movimiento eclesial que mantiene su carisma en muchos países y en el Ecuador se mantiene con una larga historia de evangelización.

En nuestra diócesis ya existe unos 50 años y quienes hemos conocido este providente movimiento animado por el Espíritu Santo realmente nos lleva a seguirle a Cristo en la alegría y transformación espiritual de sentirnos el Cuerpo de Cristo en nuestra santa madre Iglesia, Sacramento universal de salvación en el mundo.
La fraterna convivencia realizada en el sector de San Ignacio de Atuntaqui el lunes 2 de marzo fue para establecer una amistad entre los sacerdotes y laicos que conforman en la diócesis el Secretario que trabaja invitando a personas que desean libremente participar de los tres días de convivencia donde se mantiene una estructura dinámica de profundización de la fe.
Además, con la luz de la Palabra de Dios expuesta en los diferentes rollos llevan a la persona a un encuentro de amor con Dios en la misericordia del perdón. Como dice el Papa Francisco: nada hay más sólido que el Kerigma, si bien toda formación cristiana es ante todo la profundización del kerigma que se va haciendo carne cada vez y mejor en la tarea catequética, que en centralidad expresa el amor salvÍfico de Dios. Leyendo las Escrituras vemos que la propuesta del Evangelio no es solo de una relación personal con Dios, es del Reino divino en el proyecto de Jesús. La verdadera esperanza cristiana, que busca el Reino escatológico y genera historia, y en virtud del bautismo recibido, cada miembro del Pueblo de Dios se ha convertido en discípulo misionero. En esta época de la activa participación de los laicos hombres y mujeres, son bienvenidos a este movimiento de cursillo para que con su liderazgo sean fermento en la sociedad con su testimonio. Monseñor Manuel Figueroa como asesor espiritual del movimiento de cursillos de cristiandad en la diócesis de Ibarra expresó la alegría de observar la obra de Dios en cada persona que realiza esta experiencia y agradeció el compromiso de servicio de los sacerdotes y laicos en este apostolado eclesial.

Padre Mauro Aguirre
ESPECIAL PARA “EL NORTE”