Ciudades descuidadas

00:01 471 hits

Ciudades descuidadas

Ratio:  / 0
MaloBueno 

renata barraganRealmente estoy segura que va a parecer redundante para los lectores de mis columnas editoriales sobre el descuido de nuestras ciudades, hecho que las afean terriblemente y hacen que las mismas pierdan su encanto y personalidad.


Es un asunto que no se puede dejar pasar por desapercibido y dejar de mirar el descuido y deterioro continuo que sufren las urbes ecuatorianas, especialmente las grandes, en las cuales cuentan con un número bastante abultado de inmigrantes provenientes de otras ciudades pequeñas del país o del campo, y también del exterior, quienes buscan mejores días en nuestro territorio para ellos y sus familias. La inmigración trae muchas veces secuelas un tanto dolorosas al tratar de sobrevivir en una ciudad grande y conseguir que se haga realidad el sueño por el cual han dejado sus tierras.
Estas circunstancias han hecho que el mercado informal se multiplique y las ventas ambulantes se tomen las calles, avenidas, boulevares, parques e inclusive sitios pequeños destinados al cuidado de misiones diplomáticas acreditadas en Quito, como el caso del sitio destinado a la Embajada de la República de El Salvador en la subida al Centro Comercial El Bosque en Quito, sitio en donde observé, una mañana muy temprano, que se preparan desayunos para ofrecer a los transeúntes que en gran cantidad circulan por ese lugar.
Y el mismo espectáculo de la venta de comidas se ve en muchas de las calles quiteñas y de otras urbes del país, sitios a donde los comerciantes sacan sus instrumentos para preparar los alimentos, muchas de las veces en las peores condiciones sanitarias, y ofreciendo una visión de un pueblo grande, desordenado y sobre todo sin ninguna autoridad que regule este tipo de ventas.
El ser humano tiene el derecho de ganarse la vida para mantener a sus familias de algún modo, pero no produciendo el deterioro de las ciudades. Creo que las autoridades, sobre todo municipales, tienen la palabra en el asunto de preservar por el mantenimiento de las ciudades y cuidar de la imagen de las mismas, para no dejar convertirlas en grandes mercados que no ayudan para nada a la idea del gobierno ecuatoriano de atraer al turismo mundial.

Renata Barragán
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.