Baile sin banda

00:59 1178 hits

Baile sin banda

Ratio:  / 1
MaloBueno 

raul-amaguanaEn la columna de opinión titulada “Compromisos apresurados”, del día viernes 31 de enero de 2014, hace ya más de un año, al referirme a la candidatura en aquel entonces del actual alcalde de Otavalo, señalaba que: “En cuanto a Gustavo Pareja, político respetable, contendor más cercano de Conejo, para ser sincero me preocupan sus huestes, parecerían que salvo algunas excepciones, representan la antítesis del diálogo intercultural que se ha pretendido instaurar en el Otavalo de los últimos años.” Ahora, cuando la presente administración municipal, está cercano a cumplir su primer año de gestión, mi preocupación empieza a tener sustento.


El día lunes 26 de enero del presente año, en el desfile inaugural de “Kallari Raymi”, en el parque central, la falta de respeto de parte de la municipalidad hacia los participantes, fue evidente. A pesar del respectivo trámite burocrático de parte de los organizadores para contar con la presencia de la Banda Municipal de Otavalo, en la hora señalada, tuvimos que estar varados conjuntamente con las autoridades invitadas, por unas dos horas. Los músicos municipales, andaban por otras fiestas; según averiguaciones, ellos no habían sido “notificados” y estaban por Cayambe. “Más vale tarde que nunca” reza el dicho popular, llegaron y el desfile se realizó como tiene que ser.
Lunes 9 de febrero, hace unos días, la historia se repite de nuevo. Esta vez en el desfile inaugural del Carnaval de Agato, en el mismo sitio. En esta ocasión la ofensa a los kichwa-otavalos participantes de este magno desfile inaugural, y más que todo a los organizadores fue superior. A pesar del compromiso adquirido por parte de la municipalidad, después de unas dos horas de espera, la banda de músicos municipales nunca llegó al sitio de partida y el desfile casi fue un desastre. ¡Y eso no es todo…! Algo pasa dentro del Municipio de Otavalo. Se debería despachar a los incompetentes, y las autoridades electas más que calentar sus butacas o “solo acarrear agua a sus molinos”, deberían procurar el buen cauce del “buque” llamado: Municipio de Otavalo.

Raúl Amaguaña Lema
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.