Recetazo (II)

00:17 220 hits

Recetazo (II)

Ratio:  / 1
MaloBueno 

ramiro-vela¿A quién pertenece el error de que la gente discurra y actúe ahora así? No sucedería si los médicos se tomasen la molestia de cumplir con su trabajo: el de sanar, no el de recetar. Si, ante un simple resfriado o una gripe, indicaran la solución de toda la vida, casera, de guardar cama, abrigarse y una taza de leche caliente con una limonada de miel o de puntas. Pero no: recetan antibióticos, para el constipado, para el dolor de muelas, de oídos o de orquitis.

Vengan antibióticos a mansalva y a destajo. Y la gente, que no suele ver, por definición, más allá de sus narices, se da cuenta de que con los antibióticos les baja la fiebre y no han de perder días de trabajo, que es lo importante para no salirse de la maquinaria productora, continuar consumiendo y evitarle al jefe la tentación de ponerlos de patitas en la calle.
Se les resuelve el problema aparente, no el de fondo, porque el antibiótico que les baja la fiebre debilita las defensas y a los tres días está uno muchísimo peor, además de fastidiarle otro órgano que antes de ir a ver al médico funcionaba aceptablemente. Como todo el mundo sabía con anterioridad al desastre de la extirpación de las lenguas clásicas de los planes de estudio, “antibiótico” vale por “contrario a la vida” ¿Es preciso aclarar más?
Ciertos médicos, por desgracia, se han convertido en meros funcionarios que tienen bajo la mesa una lista con dos columnitas: una de síntomas, otra de fármacos. A tal síntoma le corresponde tal potingue sintético, y se acabó. Una correspondiente biyectiva, como estudiábamos de pequeños (ahora, con eso de la EGB, ignoro qué nuevo desbarajuste habrán perpetrado también con las matemáticas puras), de manera que no hay ningún síntoma sin su potingue ni ningún potingue que no encaje en algún síntoma.
Los médicos ya no curan: recetan, como los jueces ya no interpretan subjetivamente la ley (o sea, no juzgan), sino que aplican la ley y sus baremos, es decir, otro recetario, en definitiva.

Ramiro Vela Sandoval.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.