Libro de Reyes plasma la historia de Mira

Ratio:  / 2
MaloBueno 

zulema obandoA las puertas de cumplir 80 años, el maestro y escritor mireño, Arnaldo Reyes vuelve a imprimir con tinta indeleble sus pensamientos e investigación acuciosa de su natal terruño, publicando su obra literaria “Costumbres e historia de Mira”.


En 24 capítulos recorre los acontecimientos de Mira y la región norte del país, el libro salió a consideración de la ciudadanía como parte de la Colección Rumichaca, con el apoyo de la Casa de la Cultura Núcleo del Carchi.
El libro es fruto de varios años de investigación, de  recopilación de información oral y escrita, relatos de personas adultas y constatación de fechas históricas, costumbres y tradiciones del cantón, personajes destacados que dejaron un legado para Mira y la provincia del Carchi, sin dejar de lado, valores humanos universales, como el amor, la admiración, la unión, la solidaridad,  el esfuerzo que los ciudadanos hacen por su tierra, en los diferentes períodos de vida, dando origen al famoso “genio mireño”.
A fin de validar temas de interés revisó detenidamente a escritores de gran valía y de todos los tiempos como Juan de Velasco, González Suárez, Amilcar Tapia, Francisco y Bayardo Ulloa y la historiadora también mireña, Rosa Cecilia Ramírez. A todas luces, el escritor, quien también es autor de: “Desde Mira, Balcón de Los Andes, cuentos, teatro y poesía” y “Reminiscencias de Mira y Carchi”;  hereda a las futuras generaciones el surgimiento de Mira, desde sus orígenes cuando formaba parte de la hacienda Pueblo Viejo. En las páginas de la obra se destaca la lucha y el trabajo incansable que ha recorrido la sociedad mireña para ubicarse en un sector de privilegio por su trabajo, empuje, generosidad y amabilidad. Haciéndome eco de las palabras de este autor   “… que este documento sirva para consultas de la juventud presente y futura y conozca nuestro pasado y ame más a su terruño… ”, exhortó a las y jóvenes mireños  a hacer de la lectura una cultura necesaria para crecer, aprender y sembrar, que encuentren en las páginas de este nuevo ardor literario, la memoria colectiva cargada de magia y encanto y así, puedan proyectarse a un mañana promisorio como guardianes de una historia.