Una visión sesgada del periodismo y la prensa

Ratio:  / 1
MaloBueno 

jacinto salasQue la prensa, el periodismo, sean el objeto permanente de las diatribas semanales del poder, ya no es noticia. Las descalificaciones permanentes, las acusaciones de corrupción, doble moral, mediocridad, doble discurso, las burlas, la ironía, las acusaciones generalizadas, bendecidas y santificadas por la Supercom no llaman la atención. Pero que un periodista alemán hable de un periodismo de “repúblicas bananeras”, de “periodistas comprados”, y esa afirmación sea recogida como dogma por quien ejerce el poder, solo demuestra su visión sesgada de la prensa y de los periodistas.

Esa perspectiva torva contra la profesión periodística se confirma cuando se sugiere e induce a encontrar supuestas similitudes entre los trágicos acontecimientos de la “hoguera bárbara”, de la masacre de los Alfaros y los lamentables hechos del 30-S. Claro, previamente hay que responsabilizar a la prensa y al “diario El Comercio de la familia Mantilla”, delos hechos de 1912, y a las publicaciones periodísticas de los medios “mercantilistas” de los sucesos del 30 de septiembre. 

En el primer caso lo que importa es no manosear la historia, tampoco olvidar de situar los acontecimientos en el contexto social y político que el país vivía a finales de 1911 e inicios del año 12, buscando justificar lo injustificable, la supuesta responsabilidad de la prensa en esos acontecimientos.
Hoy se acepta “que los protagonistas de la historia no son los individuos, sino los grupos (clases, étnicas, sociedades). Esta historia debería ayudar a descubrir algún día, lo que sucedió tras los hechos, antecedentes y consecuencias del 30 S. Es decir, “la verdad”, no la que el poder o los interesdos reclaman.
Mientras tanto, y aun cuando en ejercicio de la libertad de expresión, el poder pueda libremente decir lo que se le antoje, sin miedo a mordazas ni espadas de Damocles, habrá que esperar que el afán de culpar a la prensa y a los periodistas de ciertos hechos, dé paso a una actitud de respeto, el mismo respeto que el presidente reclama y que también se debe a los periodistas del país.

Jacinto Salas Morales
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.