Venezuela en la hora de la verdad

00:50 265 hits

Venezuela en la hora de la verdad

Ratio:  / 0
MaloBueno 

carlos-davilaUna mujer venezolana, marcada con un número en el antebrazo, esperaba desde las cuatro de la madrugada a la entrada de un supermercado de Caracas, con la esperanza de comprar productos básicos.

El grotesco número escrito en su brazo indicaba, como es lógico suponer, el lugar en la fila. Era el 413. Había 412 personas delante de ella, ¿cuántas estarían detrás? Pero además, tener una “marca” en el cuerpo la hacía sentirse víctima de una ofensa, de ser agredida en su dignidad. Esta mujer dijo: “Ahorita somos como ganado. Esto tiene que terminar”. La humillante práctica de numerar a los seres humanos en su piel denota también la claudicación de las autoridades ante una realidad que no pueden ocultar: la escasez. Al parecer en Venezuela no hay ni la capacidad ni la decisión para solucionar los problemas de una sociedad fracturada que se desintegra.
Ante la caída de los precios del petróleo y dado que en Venezuela esa materia prima representa el 95% de los ingresos por exportaciones, el presidente Maduro viajó apresurada y largamente por varios países de Asia en busca de un rescate financiero. A su regreso anunció que tomaría duras medidas económicas y que el pueblo debería respaldarlo.
Cuando los observadores esperaban ajustes en los precios de los artículos de primera necesidad y un manejo cambiario que sustituya al caduco y anti técnico CADIVI, Maduro se dirigió a la nación pero no tocó esos temas y más bien anunció demagógicamente la expansión de los desfinanciados programas sociales.
Es un Gobierno que hace agua por todo lado. Políticamente Maduro tiene apenas el 22% de aceptación. La inflación ronda el 64%. El desabastecimiento aqueja a la población más vulnerable. La recesiva economía venezolana se contraerá en 7% durante 2015.
¿Qué le sucede al país con las mayores reservas petroleras del mundo? Su modelo populista clientelar ha colapsado. Ante eso todo un pueblo pide acción, soluciones prácticas, no discursos inflamados.

Carlos Dávila Holguín
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.