Muchas puertas se han abierto para los afroecuatorianos, pero...

Ratio:  / 0
MaloBueno 

ivan pabonEn los últimos años, América Latina y el Caribe ha sido motivo de noticias de primera plana en periódicos a nivel mundial; ya sea por los gobiernos de izquierda como es el caso de Venezuela, Bolivia, Cuba, Ecuador, entre otros o por los avances en cuanto a desarrollo social.

En este último aspecto, se destaca Ecuador como el país de la región que más desarrollo social alcanzó en el último quinquenio. Las negociaciones entre el gobierno colombiano y las FARC, el acercamiento entre los gobiernos de Estados Unidos y Cuba en torno a eliminar el bloqueo económico a este último país, han sido noticias que han ocupado  no solo las primeras planas del los periódicos del mundo, sino también han copado las redes sociales. En cuanto a los afro ecuatorianos que es el tema que nos ocupa en  este artículo, también se han generado noticias positivas de reconocimiento mundial, caso concreto, la Declaración del Decenio para los afrodescendientes declarado por la UNESCO. Podría decirse que muchas puertas se han abierto, tanto a nivel Internacional, como a nivel nacional y local. A nivel nacional, personalmente considero que algunas puertas se han abierto para esta población; el hecho de contar con más de seis asambleístas afroecuatorianos, ya es un gran avance que por supuesto constituye una representación significativa que de alguna u otra manera algo están haciendo por su gente, se suma a esto las iniciativas del gobierno con la creación de políticas públicas, entre ellas, la ley de cuotas que abre espacios para que los afroecuatorianos tengan acceso a la educación superior. Quiero desarrollar un poquito más los dos últimos aspectos: La declaración del decenio de los afrodescendientes y la Ley de Cuotas, que si bien es cierto, son acciones legales de transcendental importancia, sin embargo, su aplicabilidad todavía es muy tibia; en cuanto al Decenio, que es prácticamente competencia de los gobiernos, casi nada se ha escuchado. En cuanto la ley de cuotas, algunas universidades del país, simplemente la han ignorado. En resumen, si algunas cosas positivas han sucedido en el año 2014 a favor de los afrodescendientes, también es cierto que falta mucha voluntad política de las autoridades locales y nacionales y quizá también mayor exigibilidad de parte la población beneficiaria.

Iván Pabón Chalá
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.