Liberador del pensamiento

00:53 253 hits

Liberador del pensamiento

Ratio:  / 0
MaloBueno 

jacinto salasAseguran que las horas más oscuras de la noche, son las que preceden a la aurora, cuando una tenue claridad anuncia la luz del día.

Como en la naturaleza, muchos encuentran un símil en la historia. Civilizaciones y pueblos han vivido épocas de gloria, pero también horas oscuras, de autoritarismo y tiranía, de sátrapas engolosinados con el poder, de negación de las libertades, de cortes sumisas, silenciadas, temerosas de levantar la vista o de gritar la verdad de su palabra.
Tiempos oscuros los que vivían hombres y mujeres del continente a finales del siglo XVIII cuando el imperio español se desgranaba. Horas duras, de represión, de control de las ideas, de censura del pensamiento, de anulación de la crítica, pero épocas en los que adelantados a la historia, encontraron en la palabra, la posibilidad de hacer entrar la luz en el coto cerrado de la Audiencia de Quito.
El mayor de ellos fue un mestizo: Eugenio Espejo. Su compromiso: Formar, enseñar, liberar el pensamiento, ese que se fraguaba en círculos estrechos como el de la Sociedad Patriótica de Amigos del País, y que era indispensable hacerlo llegar a los barrios, a los gremios, al pueblo.
Allí es donde el Precursor encontró la razón de ser, la justificación para publicar un periódico. Porque solo un periódico tiene la capacidad de divulgar las ideas, de extenderlas. Lo llamó Primicias de la Cultura de Quito.
Para editarlo, Espejo necesitó condiciones indispensables: Un amor profundo a la libertad; una sólida preparación, afianzada en la universidad, en la lectura casi subrepticia de las obras que llegaban a Quito, escapando a los controles de los censores políticos y religiosos; y coraje. Valor y coraje para enfrentar al poder, “para sostener convicciones y certezas”.
El periodismo es por esencia libertario. El poder lo teme. Por eso condenó a Espejo a la cárcel, para silenciar su palabra. Hoy, la prensa, los periodistas viven una etapa de acoso permanente. Como en tiempos del Precursor se busca su silencio. Corresponde a la prensa y a los periodistas ser fieles al legado de Espejo.

Jacinto Salas Morales
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.