22-08-2018 | 00:13

Editorial

    La parroquia de Caranqui es una de las más populosas y atractivas del cantón Ibarra, capital de la provincia de Imbabura. Es un punto en la geografía turística cantonal que atrae por su belleza, historia, cultura, su religiosidad. Son 58 años de vida como parroquia y eso demuestra el empuje que ha tenido gracias a sus pobladores, gente buena, responsable, trabajadora que debe potenciar aún más su querencia a esa llamada “cuna del último inca”. Con un desfile de la alegría, carros alegóricos, danzas y comparsas se disfrutó en unidad de criterio, autoridades locales y el pueblo que la quieren ver más grande y progresista. Sin duda, es una de las que más trasciende a nivel del cantón Ibarra. “Es un pueblo antiguo y este es el lugar de asentamiento de los Quitus, Caras e Incas que residieron durante la conquista incásica”, dijo el presidente parroquial. Con justa razón, la historia está escrita y Caranqui consta en esos libros vitales.

    MÁS INFORMACIÓN