16-07-2018 | 00:58
(O)
Jacinto Salas
Momentos
salasjacinto@yahoo.com

¿Por quién votar?

La historia local, provincial y nacional la recuerdan de forma permanente

    Estamos a las puertas de una nueva campaña electoral. No solo a las puertas, sino que algunos candidatos, ya las franquearon. Los medios se hacen eco. Publican sus nombres y hasta aventuran los de otros que están a la espera,... por si acaso! Con todo, parecería que los electores, no solo que no se han enterado, sino que se mantienen ajenos a los ajetreos políticos, no les importa. Lo que significa que, como siempre, la decisión llegará en el último momento y dependerá, no de un análisis serio y ponderado de las propuestas de los partidos, de los programas, pensados para resolver los graves problemas locales y provinciales, de la trayectoria de servicio de los candidatos. No. Depende de la simpatía que despierten, de la inversión publicitaria realizada, o de la posibilidad de una función burocrática que les ofrezcan. Puede parecer una visión negativa, pero la historia electoral, local, provincial y nacional la recuerdan de forma permanente. En los procesos electorales, ni el elector que finalmente escoge, ni la comunidad que recoge las aspiraciones de la mayoría, definen las que deberían ser las tareas prioritarias de una gestión pública. Esta depende, con frecuencia, de las ideas de algún genio, pero no de una visión programática que se extienda en el tiempo y que busque soluciones a las necesidades reales de un colectivo humano, en determinado territorio. La experiencia parecería demostrar que son las emociones, las simpatías las que definen los triunfos electorales.

    VINCULADO A

    MÁS INFORMACIÓN