12-09-2018 | 00:00
Marcelo Almeida Pastor
Reflexiones
malmeida@utn.edu.ec

Orgullosamente Napo Runa II

Tenemos el deber de utilizar nuestra capacidad de previsión para favorecer todas las formas de vida.

    Como símbolo de resistencia y origen de la diáspora, los Napo-Runa viven en el cantón y parroquia Tena, Ahuano, Carlos Julio Arosemena Tola, Chontapunta, Pano, Puerto Misahuallí, Puerto Napo y Talag; en el cantón Archidona, parroquias Cotundo y San Pablo de Ushpayacu; en el cantón Quijos, parroquia Papallacta; en el cantón y parroquia Carlos Julio Arosemena Tola.

    En Sucumbíos, cantón Lago Agrio, parroquias Nueva Loja, El Eno, Pacayacu, Jambelí y Santa Cecilia; en el cantón y parroquia Gonzalo Pizarro; en el cantón Putumayo, parroquias Puerto del Carmen y Palma Roja; en el cantón Shushufindi, parroquias Limoncocha, Pañacocha y San Roque; en el cantón Cascales, parroquias El Dorado de Cascales y Santa Rosa de Sucumbíos; en el cantón Cuyabeno, parroquias Tarapoa y Cuyabeno.

    En Orellana, cantón y parroquia del mismo nombre, Dayuma, Taracoa, El Edén, García Moreno, Nuevo Paraíso, San José de Guayusa, Armenia; en el cantón Aguarico, parroquias Nuevo Rocafuerte, Capitán Augusto Rivadeneira, Santa María de Huiririma y Tiputini; en el cantón y parroquia La Joya de los Sachas, Pompeya, San Carlos y San Sebastián del Coca; en el cantón y parroquia Loreto, Ávila, Puerto Murialdo, Payamino, y Dahuano.

    Como miembros de la familia humana y el colectivo de los seres vivos, tenemos el deber de utilizar nuestra capacidad de previsión y empatía para favorecer todas las formas de vida (UNESCO, 2012).

    VINCULADO A

    MÁS INFORMACIÓN