05-08-2018 | 00:00
Zulema Obando
Rastros y Rostros
crisjuli@hotmail.es

La vestimenta del “Tushug”

    La vestimenta del Tushug, personaje inspirado en la época prehispánica, sobresale en las fiestas del Corpus Christi y en celebraciones religiosas de los pueblos cercanos al cantón Pujilí, lugar donde los danzantes hacen su destacada aparición, se conoce que la comunidad de Alpamalag, es la gestora del danzante.

    Jóvenes artesanos de Pujilí, buscan que este atuendo indígena no se pierda; hábiles y creativos personajes, heredaron de abuelos y padres la elaborada confección, incluyendo preciosos bordados hechos a mano.

    Elaborar un traje tarda más de dos meses y puede costar hasta 2 000 dólares, algunos son creados con piezas únicas de plata y bronce, llegando a pesar hasta 40 libras.

    Las vistosas telas, piedras de colores, lentejuelas, oropeles, espejos, bambalinas, hilos, cintas y demás accesorios son adquiridos en Ambato, Latacunga y Quito.

    La peculiar vestimenta lleva faldón y camisa blanca, complementada con una pechera -que representa la chacana o cruz andina- cubierta de espejos y oropeles. En la espalda se aprecia una banda de siete colores, que simboliza el arcoiris y está unido al cabezal, que los danzantes llevan en su cabeza y tiene simbologías del sol y la luna, -deidades en las que creían los antepasados- y campanillas en los pies, que armonizan el paso, llaman a la lluvia y purifican la fiesta. El fornido Tushug al ritmo del bombo y el pingullo baila ocho días antes y ocho días después.

    MÁS INFORMACIÓN