04-08-2018 | 00:00
Kim Vivero
Pensamientos
kvivero@pucesi.edu.ec

La solidaridad, ternura de un pueblo

Ser solidadario es dar todo sin esperar nada a cambio, es hacer el bien sin mirar a quien.

    La solidaridad es uno de los valores, virtudes y dones más importantes que nos hace más humanos a los seres humanos puesto que a través de ella se pone a prueba no sólo nuestro amor, amistad, comprensión y generosidad sino también nuestra responsabilidad, respeto, compromiso e interés por las demás personas en los momentos más difíciles y tristes de la vida. Sin embargo, el ser solidario es dar todo sin esperar nada a cambio, es hacer el bien sin mirar a quien, es ocuparse del presente sin preocuparse del futuro, pero se debe tomar en cuenta que la solidaridad es la ternura de un pueblo, es la justicia del corazón, y es el lenguaje de los verdaderos amigos.

    Estos aspectos hacen que la solidaridad sobrepase todos los límites geográficos, étnicos, sociales, culturales, lingüísticos, generacionales, y religiosos que una gran mayoría de veces nos hacen diferentes unos de otros, pero al compartir la tristeza, soledad, pobreza, fracaso, enfermedad, desilusión, dolor y duelo nos demuestran que todos los seres humanos somos iguales porque la sangre nos hace parientes pero el cariño nos hace hermanos.

    Entonces, no esperemos a ser ricos ni poderosos para ayudar a los que necesitan de nosotros porque la solidaridad es el arma que nos hace invencibles; ya que la unión hace la fuerza, de centavo en centavo se hace una fortuna, de ladrillo en ladrillo se construye un palacio y de soldado en soldado se conforma un ejército.

    VINCULADO A

    MÁS INFORMACIÓN