05-08-2018 | 00:00
Germán Muenala V.
Interculturalidad
muenalagerman@gmail.com

La Pachamama

    Cada 1 de agosto se celebra el Día de la Pachamama, declaración que debe servir para que los andinos, hombres y mujeres, comulguemos con ella para hacer nuestra relación de pertenencia mutua.

    Es que, la Pachamama trasciende el concepto de la allpamama, madre tierra, que muchos suelen reducir.

    La Pachamama es tiempo y espacio en la dinámica del juego perfecto, universo permanente, presente y latente dimensionado en el mapa de infinitos sin horizonte definido, con el único límite que es el reflejo de lo humano en la naturaleza.

    Así la Pachamama es todo, es vida, somos nosotros y nosotros somos el universo cósmico, así debemos definirnos los andinos y la humanidad, como un pequeño espejo del espacio. Organismos internacionales han regresado a ver la importancia de celebrar a la Pachamama y a través de su filosofía entender el pensamiento andino y su contribución a la humanidad, para su permanencia en la tierra.

    Estas reflexiones y celebraciones debe ser parte de las agendas de los organismos públicos y privados. Todo agosto debería ser mes de la Pachamama y conjuntamente con la institucionalidad, la sociedad civil, los ayllus, los pueblos, debemos diseñar actividades para celebrarla y rendirle culto, con actividades diversas que permitirá el respeto del ser humano a la continuidad de vida, aprendiendo a convivir con el todo, con mucho respeto y veneración.

    MÁS INFORMACIÓN