11-09-2018 | 00:00
Enrique Aguilar
Reflexiones
neaguilarz@hotmail.com

Guerras perdidas

Aquí no se trata de moscas, sino de vándalos que no saben de que manera expresar su ira y frustración

    Contaba Curzio Malaparte, que en la segunda guerra mundial, en Nápoles, Italia, había una invasión de moscas, asi que el alcalde les declaró la guerra, a las pocas semanas los periodistas le preguntaron por su guerra declarada pues seguían inundados de moscas,” muy sencillo –dijo el alcalde- ganaron las moscas”.

    Parece que el alcalde de Quito está perdiendo la guerra contra los grafitis, pues ya no solo manchan los muros y paredes sino también los vehículos, finalmente anoche asaltaron el local donde se guarda el primer vagón del metro, amordazaron a los guardias y mancharon los flamantes vagones del proyecto más caro, pero también el más necesario de esta administración municipal.

    Aquí no se trata de moscas, sino de vándalos que no saben de que manera expresar su ira y frustración y la emprenden con maldad con el servicio que nos permitirá a todos quienes vivimos en Quito vislumbrar por lo menos un cambio en la forma y velocidad de trasladarnos.

    Otros plantean que es un franco rechazo a este medio de transporte, se nota que no tienen la menor idea de cuánto cambia una ciudad con el metro. Más bien nos hemos demorado mucho en tenerlo, valga como ejemplo que Buenos Aires lo construyó hace cien años. Combatir este vandalismo es tarea tanto de la policía como de los ciudadanos que pueden identificar a estos pésimos quiteños e impedir que sigan con sus maldades.

    MÁS INFORMACIÓN