13-08-2018 | 00:08
(O)
Jacinto Salas
Momentos
salasjacinto@yahoo.com

Financiando a Maduro

Hay que demandar la vigencia de una verdadera democracia, plural, honesta...

    Un doloroso problema humano vive Venezuela. Ese país, considerado uno de los más ricos de Latinoamérica se desangra.

    Miles, decenas de miles de sus ciudadanos, abandonan todo e inician un viaje, quién sabe sin retorno, en busca de pan, trabajo, salud, seguridad. Ese algo que todo hombre busca, que le garantice condiciones básicas de vida.

    Frente al drama, la solidaridad de nuestros pueblos está presente. En el caso de Ecuador, personas particulares, organizaciones sociales, patronatos, entidades gubernamentales multiplican las formas de apoyo para aliviar las penosas características de ese éxodo indignante e inhumano. Sin embargo, en este drama, junto a ese compromiso de solidaridad que muestra nuestro pueblo con los miles de venezolanos que han cruzado Rumichaca, se han adentrado en Carchi, han cruzado Imbabura, se han radicado en Quito o llegado a Huaquillas para seguir más al sur, hay algo inaceptable: la indiferencia, la indolencia total, la mezquina actitud del gobierno de Maduro, frente a la tragedia de su pueblo. Y ese desprecio a lo que sufren sus compatriotas significa que países como Ecuador financien el desgobierno de Maduro, apoyen, inconscientemente, el inadmisible proceso de expulsión de ciudadanos venezolanos de su país.

    Es hora de que nuestros gobiernos, complacientes con el castrochavismo venezolano exijan a Maduro políticas urgentes que frenen el inmisericorde éxodo de ciudadanos venezolanos de su país.

    MÁS INFORMACIÓN