28-07-2018 | 17:59
(O)
Zulema Obando
Rastros y Rostros
crisjuli@hotmail.es

El “Tushug” o el Sacerdote de la lluvia

El danzante pone en escena toda su expresión artística y simbólica, representando la figura del cóndor.

    Las bandas identificadas como el alma de los pueblos, al compás de sus ritmos autóctonos, anuncian la llegada del “Tushug” o el Sacerdote de la lluvia, imponente Danzante que con su traje cargado de simbolismos, porta el legado que revive cada año en el cantón Pujilí.

    Este acontecimiento reúne a los turistas que admiran alrededor de 70 delegaciones de todo el país, caracterizándose por la música y gran colorido. Es el principal personaje de las festividades del Corpus Christi (Cuerpo de Cristo), celebración religiosa fusionada con las culturas andinas, por cuyos valores ancestrales, culturales y folclóricos, le merece la consideración de Patrimonial.

    En el octavo día de fiesta, el Danzante pone en escena toda su expresión artística y simbólica, representando la figura del cóndor de los Andes, a través de una atractiva corona con plumas y una amplia cola que llega hasta los talones. Viste: un traje multicolor lleno de encajes, bordados, monedas antiguas, sobre sus hombros nace un penacho de espejos e impregnaciones de pedrería y plumas, en la mano derecha un alfanje y en la izquierda, una paloma que encarna al Espíritu Santo, los cascabeles sincronizan sus pasos.

    Lanzan al público frutas, dulces y panes, mientras danzan la media luna, el cruce, vuelta y regreso, el ocho; además del clásico de levantar y abrir los brazos como si fueran alas.

    MÁS INFORMACIÓN