29-07-2018 | 00:59
(O)
Germán Muenala V.
Interculturalidad
muenalagerman@gmail.com

El canto de Enrique Males

Enrique Males a nombre del pueblo Kichwa Imbaya se merece este simbólico premio nacional.

    Me uno a las múltiples voces que apoyan para que a Enrique Males, el Gobierno nacional, le otorgue el premio Eugenio Espejo 2018.

    El número de trabajos musicales impresos, muestran su voz con la intensidad de la piedra milenaria que solo se talla con la fuerza del canto andino, ahí está el haway, el tushuy, el taki.

    Una vez, Enrique me contó que fue tejedor de paparruko mi abuelo paterno, por algo que no se explica pasó a hacer música con el Trio Ecuador con el blanca flor y el Jorge Chiza, luego viajó a Colombia y cantó con el tlestragos y el José orejas; superando su timidez se probó como solista en la línea de la música protesta y viajó a Chile a hacer su canto en la época socialista de Salvador Aliende.

    Compartió escenarios con los mejores artistas de Latinoamérica, como Silvio Rodríguez, de quien no tiene buenos recuerdos a punto de los cover que hace de su música les cambia a ritmos locales, anécdota que conocemos solo quienes acompañamos sus bohemias cuando montó su peña, la de los Males.

    Investigó e incursionó en la música étnica ancestral, musicalizó poemas de Ariruma Kowii, cantó a nuestros héroes y heroínas; Transito Amaguaña, Dolores Cacuango, Rumiñahui y estos los llevó por el mundo.

    Imbabura entera debe unirse a esta campaña, Enrique Males a nombre del pueblo kichwa Imbaya se merece este simbólico premio nacional.

    MÁS INFORMACIÓN