24-07-2018 | 00:26
Mauro Aguirre
Religión

Dios procede nuestro caminar

Por eso el amor a la Iglesia tiene que estar hecho de fidelidad y confianza.

    Monseñor Valter Maggi, con la convocatoria al Sínodo Diocesano VII en nuestra iglesia particular de Ibarra y con los diferentes encuentros con el clero, laicos, religiosos busca profundizar en la conciencia de nuestra identidad eclesial que contiene muchas fortalezas pastorales dejadas por sus anteriores Obispos, quienes con responsabilidad episcopal tan guiado al pueblo de Dios con sabiduría divina y con los métodos de evangelización de cada época histórica, llegando con los lineamientos de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana y todo el magisterio eclesial dada en por los pontífices, encuentros regionales y otros fruto de congresos y reflexiones diocesanas inculturadas en cada cultura y realidad eclesial. El importante Documento de Puebla, que fue presidido por San Juan Pablo II dijo la Iglesia nace de la respuesta de fe que nosotros damos a Cristo, en la acogida sincera a la Buena Nueva. La Iglesia congregación de quienes creyendo, ven en Jesús al autor de la salvación y el principio de unidad y de paz. Por eso el amor a la Iglesia tiene que estar hecho de fidelidad y de confianza. No hay garantía de una evangelización seria y vigorosa, sin una eclesiología bien cimentada. En la diócesis hemos estudiado en todas las parroquias el importante folleto Escuela de la Fe con varios temas tecnológicos como la Trinidad, Nueva evangelización, renovación litúrgica y otros con los respectivos cuestionarios, los mismos que han ido dando las respuestas. La iglesia es instrumento de la comunión querida por Dios.

    MÁS INFORMACIÓN