21-11-2012 | 05:00

De Calígula a Berlusconi; y Petraus

    ricardo trotiLos escándalos sexuales siempre existieron, desde el incestuoso Calígula al pervertido Berlusconi y del infiel Clinton al torpe Petraus. Pero ahora tienen más impacto porque se conocen con facilidad y existe mayor conciencia sobre que las conductas impropias minan la credibilidad de las instituciones. Por ello fue correcta la renuncia del encumbrado general David Petraus a la dirección de la CIA, tras una investigación del FBI que descubrió que mantenía una relación extramarital con su biógrafa, Paula Broadwell, una joven militar en retiro.

La misma pesquisa reveló toda una trama que ni Hollywood podría igualar, que involucra a Broadwell hostigando por celos con Petraus a otra mujer, Jill Kelly, que a su vez mantenía comunicaciones “inapropiadas” con el general John Allen, a quien se le relevó como responsable del retiro de 68 mil soldados de Afganistán para el 2014. En este retorcido y tragicómico cuadrilátero amoroso, no se habría vulnerado la seguridad nacional, según explicó el presidente Barack Obama, pese a que el FBI sigue investigando más de 30 mil páginas de correos entre los generales y las mujeres. Más allá de si la joven Broadwell tenía información clasificada o acceso privilegiado que hubiera puesto en riesgo la seguridad nacional o de si se aplicará el Código Militar que castiga con degradación y prisión de un año el delito de adulterio, quedó en evidencia que las fuerzas armadas son más eficientes en lidiar con el enemigo en campos de batalla que en asuntos internos. De ahí que el ministro de Defensa, León Panetta, como ocurrió cuando explotó el escándalo entre miembros del servicio secreto estadounidense y prostitutas en Cartagena, haya solicitado una revisión de la instrucción sobre ética y buen comportamiento que reciben los oficiales. En algunos países se observa con cierta incredulidad que una relación extramarital pueda derrumbar la carrera de Petraus, así como la de muchos políticos estadounidenses, considerándose que se trata de hechos de índole privada.  

 

Ricardo Trotti
      Info@ricardotrotti.com

VINCULADO A

MÁS INFORMACIÓN