08-09-2018 | 00:00
Kim Vivero
Pensamientos
kvivero@pucesi.edu.ec

¿Calidad o cantidad?

Entonces, no es la cantidad lo que hace que una tarea sea efectiva sino la calidad la que da el valor agregado.

    Al iniciar el año lectivo, 2018 – 2019, los docentes debemos tomar en cuenta que desde que la educación asumió su rol protagónico en la sociedad, la asignación de las tareas escolares para el hogar se ha constituido en una estrategia trascendental en el proceso enseñanza – aprendizaje.

    Un gran número de profesores consideran que el desarrollo de trabajos extracurriculares es la mejor herramienta para que el estudiante aprenda más, y fortalezca su conocimiento.

    En cambio, los expertos en educación cuestionan el ¿para qué se asignan esos trabajos a la casa?

    Sí su contenido, extensión y tiempo de ejecución generan actitudes negativas en los alumnos hacia el estudio, rechazo a la asignatura y antipatía al profesor.

    Es por ello, que los docentes debemos tener muy en cuenta que una tarea que no es bien planificada puede transformarse en un instrumento de castigo para los estudiantes, y el regreso a casa implica únicamente continuidad de lo que se realiza en clase con mayor esfuerzo y sin la presencia del profesor, pero una tarea bien planificada en contenido, extensión y tiempo se constituye en un indicador de calidad para comprobar el dominio de los aprendizajes y el desarrollo de las habilidades, proponer nuevas metodologías y solucionar problemas de forma inmediata.

    Entonces, no es la cantidad lo que hace que una tarea sea efectiva sino la calidad la que da el valor agregado a la tarea.

    MÁS INFORMACIÓN