03-09-2018 | 00:00
Jacinto Salas
Momentos
salasjacinto@yahoo.com

¿A dónde vamos?

Ojalá los pre candidatos sueñen en responder las interrogantes de Ibarra e Imbabura.

    Creo que en etapas especiales, - o quién sabe, siempre –, las tiendas políticas y partidistas, sobre todo quienes pretenden liderar parroquias, cantones y provincias, deberían responder la pregunta: ¿a dónde vamos?, a dónde queremos ir como cantón, como ciudad, como provincia? Porque solamente contestando de manera honesta y responsable a esa interrogante, estarán dando el primer paso para superar los programas emergentes, coyunturales. Aquellos que surgen al calor de una campaña y se identifican con los reclamos populistas. Soluciones temporales, “tapahuecos o tapabaches”, que no tienen la capacidad de cambiar las raíces, la causa estructural de los problemas. Responder ¿a dónde vamos? significa planificar. Establecer metas, objetivos, alcanzables sólo en el largo plazo. Un compromiso de todos, una obligación de todos. Pacto y acuerdo de los líderes y estrategas políticos, pero también a la propia comunidad, convertida en veedora de su cumplimiento. Los problemas de Ibarra, Imbabura, los cantones permanecen intocados. La oferta de trabajo, que impide conseguir un puesto estable y seguro sigue siendo escasa. No existen proyectos para desarrollar la pequeña industria, o dinamizar las pocas agroindustrias existentes. La movilidad es un problema ignorado pese a los conflictos que genera. Los problemas del agua potable se manejan como emergentes, pero no hay proyectos a largo plazo. El turismo sigue siendo un gran sueño, pero no realidad...etc.

    VINCULADO A

    MÁS INFORMACIÓN