04-03-2018 | 21:25

Responsable de ONU cree que Ecuador está dando pasos a favor de la mujer

    aido

    Quito (EFE).- La responsable de ONU Mujeres en Ecuador, Bibiana Aído, cree que el país andino está dando pasos a favor de la mujer, pese a grandes desafíos como una brecha salarial del 20% y la violencia machista que aún castiga a 6 de cada 10 ecuatorianas.

"En la última etapa los derechos de la mujer ecuatoriana se están viendo beneficiados con acciones específicas", declaró a Efe Aído en una entrevista en vísperas de que el próximo 8 de marzo se conmemore el Día Internacional de la Mujer.

La también exministra española de Igualdad, mencionó en particular la reciente legislación aprobada en enero por la Asamblea Nacional para prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres.

La ley, que contó con el respaldo y asesoramiento del sistema de Naciones Unidas y la sociedad civil, afronta la problemática no solo desde la perspectiva de las respuestas, defendió Aído, sino que también desde la prevención, protección y reparación.

"Me parece que fue un proceso muy interesante y sitúa al país entre los que cuentan con una normativa más avanzada en esta materia", apostilló quien fuera asesora especial de Michelle Bachelet cuando ésta se desempeñó como directora ejecutiva de la Agencia de Naciones Unidas para la Mujer.

Alabó asimismo que Ecuador haya eliminado recientemente las reservas que tenía acerca de la Conferencia de El Cairo (1994), que abordó los derechos sexuales y reproductivos de la mujer, su estatus y el de las niñas, a la par que reconoció la última iniciativa de la Cancillería ecuatoriana para establecer una política interna de género.

"Es bastante pionera en la región porque incorpora a su propio personal y establece protocolos de prevención de la violencia en los diferentes consulados, para poder atender de manera adecuada a las ecuatorianas que viven en el exterior", recalcó.

También resaltó el hecho de que el presidente, Lenín Moreno, haya lanzado poco después de asumir el cargo una "cruzada nacional" contra la violencia de género y que fuera el único mandatario internacional en referirse a esta cuestión ante la Asamblea General de la ONU.

"Yo creo que se están dando pasos clarísimos a nivel de Gobierno", dijo, antes de enumerar una serie de regulaciones que buscan la igualdad en el ámbito laboral o equiparar beneficios en materia de seguridad social, como a las trabajadoras domésticas no remuneradas o la extensión de permisos de maternidad y paternidad.

Pero pese a los avances en el ámbito normativo, Aído insistió en que no se debe caer en la "autocomplacencia", porque siguen siendo muchas las brechas y la voluntad política debe traducirse en recursos económicos y humanos que permitan implementar las medidas.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) lamentó el martes que la Constitución "se haya ido de vacaciones en Ecuador" en una audiencia que analizó la situación de las mujeres en el país tras las denuncias de grupos defensores de sus derechos y a la que no asistió ningún representante del Estado ecuatoriano.

Al respecto, la responsable de la ONU comentó que la próxima semana se reúne en Nueva York la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, principal órgano internacional intergubernamental dedicado exclusivamente a la promoción de la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer.

A este evento acudirán la canciller, María Fernanda Espinosa, y la titular de Justicia, Rosana Alvarado.

"Sí me parece que en foros internacionales están representados a un nivel incluso superior que otros países", arguyó Aído.

Habló de que en el terreno laboral se han dado avances respecto a dos décadas atrás y que las ecuatorianas sin ingresos propios se han reducido a la mitad.

Con todo, la brecha salarial de 20%, la alta tasa de femicidios en toda la región y que es la principal causa de muerte femenina entre los 16 y 44 años, el hecho de que 6 de cada 10 ecuatorianas sean víctimas de violencia machista -en comunidades indígenas y rurales 7 de 10- o la incidencia de embarazos tempranos, siguen situándose en niveles preocupantes.

Como trasfondo, una recalcitrante cultura patriarcal acompañada por una impunidad legal y social, son los verdaderos enemigos contra los que hay que luchar desde la educación, los medios de comunicación y campañas específicas, sostiene.

"Los principales retos son continuar trabajando contra la violencia sobre las mujeres y contra esa cultura que la sostiene" concluyó.