13-05-2018 | 16:09

Para los no videntes no existen barreras

    novidentes
    Ibarra.- Cada vez que la pelota se movía hacía un ruido para que las personas no videntes se dieran cuenta dónde está el balón y tratar de anotar un gol.

Ocho deportistas se cubrieron sus ojos, cuatro del equipo contrario no tenían ninguna discapacidad.
Para conmemorar los 25 años de vida de la Asociación No Vidente de Imbabura se realizó ayer un partido inclusivo.
Nohemi Trejo, coordinadora del Centro Popular Especializado Imbabura, explicó que la finalidad es celebrar un año más de vida del centro y compartir una mañana con la familia y amigos.

Partido.- El pito sonó para dar inició al encuentro. ‘Voy, voy’, decían los futbolistas cuando tenían el balón con sus pies para alertar a los demás compañeros.

Manuel Peñafiel pertenece a la Asociación No Vidente, contó que el objetivo es que el equipo rival experimente lo que una persona con discapacidad visual siente y “para que tengan consideración y más acercamiento con nosotros”, aseguró Peñafiel.

Experiencia.- El equipo contrario de las personas con discapacidad fue el del Patronato Provincial de Imbabura.
Es la primera vez que Iván Córdova juega fútbol con los ojos vendados. “Queremos ponernos en los zapatos de las personas no videntes para entender lo que hacen no solo aquí en el deporte sino en su vida diaria”, dijo Córdova.

Durante el partido no estaba permitido hacer barra, gritar ni aplaudir, ya que los jugadores necesitaban escuchar el balón, que contenía cascabeles en su interior.