20-07-2018 | 22:06
(D)

Macará doblegó al Independiente del Valle

De entrada todo tuvo condimento. Macará e Independiente salieron decididos a emprender en campo contrario y encontrarse con tres puntos en la apertura del segundo semestre de competencia local.

Paúl Vélez planteó un Macará muy ordenado. Doble línea de cuatro, jugando con extremos y carrileros. El lleva y trae fue importante para que los celestes traten de imponer condiciones en su cancha.

Ismael Rescalvo instaló a su equipo en una zona de confort, con un solo delantero referencial en punta y cinco centrocampistas rotando y alterando el dibujo a placer. La presión fue más zonal para los negriazules, Pellerano plantado como eje fue la pieza clave.

El cotejo recién se abrió al minuto 25. Control y media vuelta de Juan Manuel Tévez para soltar un remate colocado y mordido hacia el poste de la mano izquierda del golero Piedra que, a pesar de haber sumado un par de buenas salvadas minutos atrás, en esta padeció de falta de centímetros.

La ventaja del local lo cambió todo en el partido. Independiente sintió la necesidad de ganar protagonismo. Las llegadas se volvieron más frecuentes a la portería de Burrai, que tuvo que sumar esfuerzos para evitar que el empate caiga de inmediato.

De todas maneras, y a pesar que el repliegue de Macará lucía efectivo, justo antes del descanso fue Michael Estrada quien dio alcance a una pelota libre en el frente del área y la mandó a guardar con un remate cruzado y colocado. Premio a la insistencia, recompensa a la perseverancia de un equipo de Independiente que trata de encontrar su rendimiento ideal.

El complemento trajo algunos síntomas claros. Macará trató de atacar rodeando a Tévez con la mayor cantidad de elementos posible. Champang, Burzio y Cazares se adelantaron unos cuantos metros en campo contrario para ser mucho más útiles a las embestidas típicas del foward franciscano.

Las réplicas de Independiente en el complemento fueron desordenadas. Efrén Mera probó demasiado de media distancia, Marcos Cangá padeció de exceso de nervios para el desborde por la punta zurda y Alejandro Cabeza intrascendente como único punta de lanza.

En ese contexto, el tramo final del partido se decantaría para los locales. Jugada para enmarcar de Carlos Arboleda, pila de defensores de Independiente en el camino y definición inmaculada ante Hamilton Piedra para poner el tanto del desequilibrio. Tanto notable del atacante, que suele ser uno de los comodines de Paúl Vélez desde la variante.

El cierre del encuentro fue mucho menos lúcido y cuidadoso de lo esperado. Macará tuvo problemas para sostener su defensa. De línea de cuatro, pasó a una conjugación de cinco hombres para armar el cerco. Tévez siempre libre para la contra y como referencia para mantener a raya a los zagueros visitantes. Independiente apostó a los trazos frontales, invasiones más torpes que trabajadas. Alejandro Cabeza contó con el aporte de Angelo Preciado y Stiven Plaza que saltaron desde el banquillo, pero el miedo escénico los condicionó.

Al final, Macará terminó asegurando una victoria vital para arrancar la etapa. Superaron a uno de los rivales directos en la puja por colocarse en zona de torneos internacionales. Tres puntos a la cuenta de los celestes, que siguen sorprendiendo con su nivel prolijo y trabajo silencioso.

Alineaciones:

Macará: Burrai – Corozo, Manchot, Enríquez – Sánchez, Gómez (Patta) – De Jesús, Cazares, Champang (Solís), Burzio (Arboleda) – Tévez.

Independiente: Piedra – Cangá, León, Segovia, Ayala (Preciado) – Corozo (Mejía), Méndez, Pellerano, Mera – Estrada (Plaza) y Cabeza.