05-05-2018 | 02:48

Liga venció merecidamente a Barcelona y se adueñó de la punta de la Primera Etapa

    ldu barcelonaTodo arrancaba encaminado para Barcelona. Luego de un par de minutos de ensayo y búsqueda tibia, el delantero y referente albo Hernán Barcos tuvo que ser reemplazado por lesión.

La fricción y la calentura se tomaron la apertura del encuentro. Vega por Liga y Pineida por Barcelona vieron la amarilla sobre el minuto 20 del trámite en el Estadio Monumental.

Los planes de Repetto se complicaron. Los hermanos Julio y Fernando Guerrero se las arreglaron para coquetear con el gol, pero Juan Luis Anangonó no tuvo certezas en el área.

Las réplicas de Barcelona llegaron con velocidad. Esterilla, Castillo y Caicedo se encargaron de empujar a la U contra su campo y tratar de apretar hacia la guardianía de Adrián Gabbarini.

Precisamente el portero argentino de Liga fue fundamental para mantener el cero a sus espaldas. Al menos cuatro intervenciones fueron clave para evitar que Barcelona sonría antes del receso.

El final del primer tiempo llegó con Barcelona encimando sin brújula y Liga tratando de romper esquemas con alguna escalada en diagonal por parte de sus extremos adelantados.

El segundo tiempo tuvo un arranque sintomático. Liga trató de apostar una y otra vez a la contra, mientras que Barcelona se reordenó tácticamente con el ingreso del referencial Damián Díaz.

Justo cuando los toreros parecían más aplomados, Juan Luis Anangonó obtuvo su recompensa luego de una serie de rebotes mal despejados para el 0 a 1 a favor del Rey de Copas.

El tanto de la U generó serios temblores en Barcelona. Almada mandó a la cancha a Betancourt, con la misión de seguir buscando caminos por las orillas y no centralizar el juego.

Pasado el minuto 70, el Ídolo del Astillero cayó en un pozo creativo. Mucha repetición de recursos, demasiados centros. Las variantes no explotaron del todo y expusieron algunas carencias amarillas.

El tramo final estuvo lleno de empujones y roces. Varios jugadores de Liga incitaron a la desesperación de los amarillos, que cayeron redondos en la trampa y provocaron infracciones.

Gabbarini lució de nuevo sólido. El golero de Liga emprendió varios lances de pura calidad. Su presencia hizo que Liga controle el partido a su ritmo. La tranquilidad que dio fue un plus.

La labor de Quintero y Cruz por las bandas de Liga resultó gravitante. Ambos futbolistas lo dejaron todo en el mano a mano con los extremos toreros. Regularon el juego y desahogaron la posesión.

Liga fue cerrando el partido. Borja y Pellerano se sumaron a la estrategia de Repetto para cercar los últimos impulsos amarillos. El recambio de líneas es marca registrada del técnico uruguayo.

Al final del encuentro, Liga Deportiva Universitaria se impuso en Guayaquil a Barcelona y se trepa a la punta del torneo. Mérito puro de Repetto, que supo destruir el esquema ganador de los toreros.

El Rey de Copas pisa fuerte en el inicio de la ronda de revanchas de la Segunda Etapa, un punto de inflexión para un equipo que supo encarar el año con la intención de cosechar los frutos del proceso.