25-08-2018 | 17:53
(D)

Liga despedazó a Guayaquil City en los Samanes (1-4)

Guayaquil – API. Todo empezó con cierto recelo en ambos bandos. Minutos de ensayo como introducción a lo que sería un amplio y claro dominio albo. El equipo de Repetto fue dueño y señor de la posesión, Guayaquil City le entregó varios metros para progresar y no tuvo problemas para facturar.

Los azucenas no tuvieron problemas para despachar a su rival en un primer tiempo lleno de licencias. Jhojan Julio convirtió el primero luego de una jugada ancha que superó a los custodios por la banda porteña. El tanto de apertura aportó tranquilidad y colapsó cualquier ímpetu de los locales para igualarlo.

Apenas pasada la media hora de juego, nuevo despliegue y factura para los albos. Anderson Julio se juntó con su hermano y definió cómodo y al andar el 0 a 2. Premio a la insistencia, premio a la eficacia. Liga tiene claro el libreto y el método para someter a un rival que defiende con su zaga muy adelantada y dejando una brecha muy grande con respecto a su portero.

Para el complemento, las cosas no cambiaron. Liga siguió siendo superior y rompió con la dinámica de un rival que fue diluyéndose por la desesperación. En una jugada repleta de rebotes, al minuto 55 volvió a marcar Anderson Julio para el 0 a 3 a favor de los universitarios. Totalmente merecido para el equipo de Repetto, que acelerando a fondo, consiguieron romper una y otra vez la resistencia de los ciudadanos.

Al minuto 68, cualquier reacción del dueño de casa quedó archivada cuando, luego de un centro medido de Gastón Rodríguez desde la esquina, llegó por el centro del área Hernán Pellerano que cabeceó impecable para el 0 a 4. Gran definición del experimentado zaguero central argentino, que apenas saltó para encaminar la redonda al gol.

El cierre del partido fue mucho menos animado. Liga reculó para guardar energías y sostuvo la posesión ya sin tanto rigor. En ese contexto, luego de un centro por bajo apareció Jonathan Perlaza para poner la del honor a favor de los dueños de casa. Nada más que una anécdota, Guayaquil City apenas cosquilleó a la zaga alba y demostró cuán lejos está del nivel de un equipo de Primera División