29-08-2018 | 21:24
(D)

El Nacional ganó y convenció a Deportivo Cuenca de forastero en Sangolquí

Sangolquí – El juego arrancó con mucho roce. El Nacional y Deportivo Cuenca no esperaron para trenzar golpes y tratar así de ejercer presión. Los creativos quedaron un tanto desplazados, los recuperadores entraron en escena con un concierto de patadas.

Luego del cuarto de hora inicial, ambos equipos se dedicaron a jugar. Villalva, Garcés y Balda lucieron sólidos por la orilla puro criolla, mientras que Carabalí y Cuero fueron los más activos en filas morlacas. Ángel Gracia tuvo la primera con un tiro libre cruzado, la réplica la marcó Emmanuel Martínez que trató de sorprender con una definición rasante ante Johan Padilla.

Justo cuando el Rojo parecía mucho más cerca de convertir el tanto de apertura, Jackson Pita coló un pase oportuno por el callejón para que el enganche Emmanuel Martínez la mande a guardar con una definición exacta que engañó al portero criollo y su estéril reacción.

Luego del tanto en contra, El Nacional buscó por varias vías la igualdad antes del descanso. Daniel Angulo, al menos en tres oportunidades, perdió oportunidades muy claras de convertir. El portero Brian Heras tuvo la fortuna de estar bien ubicado para colapsar algunas chances de media distancia y logró ordenar a su zaga para salir progresivamente unos metros de su parcela.

Sin embargo, tanta insistencia iba a darle frutos al equipo de Favaro. Antes del descanso, centro de Ángel Gracia y cabezazo de Daniel Angulo para convertir el 1 por 1. El delantero más resistido de El Nacional terminó sorprendiendo con una llegada limpia a la espalda de sus custodios. Por primera vez, y luego de desperdiciar no menos de cuatro oportunidades, Angulo consiguió distraer a la zaga morlaca y facturar con un recurso delicado.

Apenas arrancado el complemento, una jugada sería el punto de quiebre del partido. El portero Brian Heras se salió demasiado de su valla y fue sorprendido por Daniel Angulo y luego por Adolfo Muñoz que capitalizó el 2 por 1 a favor de los criollos. Instinto puro del ‘Enano’ para pararse en posición ventajosa, pero sin caer en fuera de lugar, anticipar y disparar a puerta.

Pero el Rojo no aflojaría el andar. Al minuto 73, la magia se metió en los pies de Manuel Balda que se acomodó para su zurda y convirtió un golazo monumental para poner el trámite 3 por 1. Una definición de escándalo, gambeta para encontrar panorama y misil teledirigido por parte del enganche manabita del Bi-Tri.

Ya en el desenlace del encuentro, una tontería de Javier Quiñónez terminó en su expulsión. Una falta irresponsable en la mitad de la cancha le costó al Rojo quedarse con un hombre menos toda la conclusión del juego.

Al final, el Rojo hizo pesar su superioridad y consiguió un triunfo magnífico para ilusionarse con remontar con algo de éxito la temporada. Deportivo Cuenca se divorció de la magia y empezó a desmoronarse el equipo ideal de Páez.