31-01-2018 | 13:34

Dos penales dejan todo para la vuelta entre Banfield e Independiente

    independienteBuenos Aires  (EFE).- Un penalti en el último suspiro le sirvió a Independiente del Valle ecuatoriano para conseguir un valioso empate a domicilio este martes 30 de enero de 2018 contra el Banfield argentino, que fue superior en el partido de ida de fase 2 de la Copa Libertadores, pero se quedó con la miel en los labios.

Banfield se había adelantado con una primera pena máxima convertida por Cvitanich a falta de veinte minutos para el final, aunque perdonó en exceso a su rival, el subcampeón del torneo en 2016, que acudirá al encuentro de vuelta con la moral alta después de dar la sorpresa en Argentina.

El 'Taladro' hizo honor a su sobrenombre en el arranque del encuentro, con un acoso al rival que se tradujo en dos balones a los palos en el primer minuto y medio de juego. Dátolo aprovechó primero un mal despeje del portero y, acto seguido, Remedi la mandó al travesaño con un bello disparo cruzado desde 25 metros.

Independiente del Valle salvó esas dos acometidas iniciales mientras Banfield dominó y encendió a su hinchada, que acudió en masa al primer partido de los suyos en la Libertadores en casi ocho años.

Tanto la tribuna como el delantero Cvitanich reclamaron penalti a los cinco minutos, cuando un defensor de la escuadra ecuatoriana agarró en el área al veterano atacante argentino.

Pablo Mouche, el más destacado de la noche para los verdiblancos, tuvo dos claras ocasiones más antes de que el reloj llegase a los diez minutos, una de cabeza y otra en uno contra uno con el guardameta, sin que los ecuatorianos encontrasen su lugar en el césped.

El exjugador argentino Gabriel Schurrer, de 46 años y que pasó la mayor parte de su carrera futbolística en España, sufrió en los primeros compases de su debut en Libertadores en el banquillo de Independiente del Valle.

Los de Quito, vestidos de rosa en el Florencio Sola, cometieron muchas imprecisiones defensivas que les costaron más y más acciones de peligro en contra del guardameta Hamilton Piedra, que sostuvo la igualada al descanso con un par de intervenciones.

Su homólogo en Banfield, el colombiano Arboleda, también respondió bien en las únicas dos llegadas de los ecuatorianos, dos disparos lejanos de los centrales del subcampeón de la Libertadores de 2016, que de aquella alineación histórica solo conserva al centrocampista Ayala.

Los hombres de Julio Falcioni, que regresaba al banquillo del 'Taladro' después de su reciente cirugía por un nódulo en la laringe, iniciaron el segundo acto como el primero, con el control del esférico.

Sin embargo, Independiente juntó líneas con más orden, se quitó el temor escénico y se mantuvo a la espera de que algún contraataque desnivelase la ida de la eliminatoria a su favor.

El paso de los minutos aumentó la ansiedad de los locales, que habían desperdiciado muchas ocasiones y querían aprovechar su partido en casa antes de jugarse la clasificación en la altura de Quito.

A veinte minutos del final, el árbitro peruano Diego Haro señaló penalti a favor de Banfield por mano de Ayala, aunque Schurrer protestó desde la banda que hubo falta previa en la jugada que condujo a la infracción.

Darío Cvitanich anotó con elegancia y jerarquía. El capitán colocó el balón a la escuadra derecha y marcó el gol que les daba ventaja y que, además, sirvió para celebrar el cumpleaños de Banfield, que sopló 122 velas este martes.

Pero la fiesta de Banfield se aguó sobre la hora cuando Haro señaló un nuevo penalti en el último minuto del tiempo reglamentario, por una agarrada en el área pequeña de Bettini, que fue expulsado.

El argentino Barreiro cambió el penal por el tanto de la igualdad, que hundió los ánimos locales y dejó la eliminatoria con todo por decidir para el próximo martes 6 de febrero en la cancha de Independiente del Valle.

El equipo que resulte vencedor se medirá en tercera ronda, la última previa antes de la fase de grupos de la Libertadores, al ganador del duelo entre el brasileño Chapecoense y el uruguayo Nacional.