El racismo vuelve al fútbol ecuatoriano

08:43 531 hits

El racismo vuelve al fútbol ecuatoriano

Ratio:  / 1
MaloBueno 

racismoIBARRA. “Negro bobo” le dijo Carlos Ischia el año pasado al árbitro imbabureño Franklin Congo, luego de ser expulsado. Por este insulto racista el técnico argentino fue suspendido seis fechas y además pidió disculpas públicas al réferi que actualmente actúa en la Serie A del campeonato ecuatoriano.


“Negro concha de su madre”, fueron las palabras despectivas que Damián Díaz utilizó contra el cuarto árbitro Augusto Aragón tras ser expulsado del encuentro que el Barcelona enfrentaba ante el Deportivo Cuenca.


Para Álex de la Torre, presidente de la Comisión de Disciplina de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, FEF, lo dicho por el argentino Díaz no es un insulto racista.

En entrevista con diario EL NORTE de la Torre afirma que en el informe arbitral no consta como insulto racista lo dicho por Díaz.

“Si él considera que eso es un insulto racista, por qué no lo puso así”.
“Hay una cosa que debemos entender: “Si a un blanco le digo blanco concha de tu madre ¿es racismo eso?

Si a una persona de raza negra se le dice el color de su piel yo no creo que sea racismo yo creo que ahí debemos tener la suficiente claridad para diferenciar”.

eladio

“En nuestro medio yo a un amigo moreno le digo ve negro por aquí, negro por acá y no piensa que es racismo... debemos saber bien cuándo es una situación discriminatoria racista y eso el que tiene que ponerlo es la persona que lo recibe”.

“Estoy seguro que muchas personas le han de llamar negro (al árbitro) y no se ha de resentir porque él es de raza negra”, insistió.
Asegura que no le preocupan las críticas de la Asociación de Árbitros ni del exfutbolista Agustín Delgado, pues dice que desconocen el reglamento.

Luis Muentes, presidente de la Asociación de Árbitros del Ecuador, en diálogo con este Diario, afirma que es necesario que en el reglamento se especifiquen las sanciones de acuerdo con la gravedad del insulto.
Asegura que los árbitros se sienten totalmente desprotegidos y que esperan que los cambios reglamentarios se den en el congreso de enero.

“Nunca se legisla para proteger al árbitro, se legisla simplemente para el beneficio del jugador y del dirigente”.
José Chalá, director de Promoción Cultural de Pueblos y

Nacionalidades, considera que el insulto de Díaz sí es racista. “Es un acto de odio y el árbitro debe denunciar este hecho, en el marco de derechos. Que caiga toda la sanción y el rigor de la ley contra estos racistas”.

Eladio Espinoza, vicepresidente de la Liga de Fútbol Parroquial de Alpachaca, y exárbitro de fútbol, considera que debieron suspender a Díaz al menos por seis fechas, además de solicitarle que se disculpe públicamente por su falta.

“Las reglas tienen que ser para todos los equipos, grandes o chicos. Con Barcelona siempre hay ese favoritismo”. El irrespeto continuará si las reglas no se cumplen para todos, afirma Espinoza, con 35 años de experiencia en el arbitraje.