Expresidente de la FIFA muere con neumonía a los 100 años

Ratio:  / 0
MaloBueno 

joa

"Soy un vendedor de un producto llamado fútbol". De esa forma se presentó Havelange cuando accedió a la presidencia de la FIFA, en 1974. El dirigente brasileño lo hizo seis años antes de que Juan Antonio Samaranch llegara a la cúpula del Comité Internacional Olímpico (CIO), dirigente con el que compartía una línea de actuación acerca del rumbo que debía tomar el deporte, especialmente en lo que se refería a su gigantismo y comercialización.

Joao Havelange nació el 8 de mayo de 1916 en Río de Janeiro y murió hoy, 16 de agosto de 2016, en la misma ciudad.Estaba internado desde julio por neumonía, según medios brasileños. El antiguo jerarca de la FIFA tenía desde hace tiempo frecuentes problemas de salud que lo habían llevado al hospital al menos unas cinco veces desde 2012.

El cuestionado dirigente y exdeportista brasileño dirigió al ente rector del fútbol mundial durante casi un cuarto de siglo, entre 1974 y 1998, y convirtió al organismo en una poderosa maquinaria de ingresos durante esos 24 años.

Durante su mandato, a Havelange le persiguieron acusaciones de todo tipo, relacionadas con el tráfico de armamento y su apoyo a las dictaduras. Las venta de armas, no obstante, era un negocio familiar al que ya se dedicaba su padre, un empresario belga que emigró a la entonces permisiva Brasil.

Del armamento al deporte, Havelange inició entonces una vida realmente cinematográfica, que le llevó a participar, como nadador, en los Juegos del nazismo, en Berlín en 1936. Fue, pues, testigo de la primera gran escenificación del deporte moderno, puesto que, ideología al margen, tales Juegos dejaron una notable herencia logística al movimiento olímpico, como el recorrido de la antorcha, la película oficial, rodada por Leni Riefenstahl, o el reclutamiento de voluntarios, miembros de las juventudes hitlerianas.